ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

28 nov. 2014

Copa Arg 2014

.
ANTEÚLTIMO BONDI A SAN JUAN, EL FINIS DE LA TERRE
.
Con el empate ante Huracán nuestro equipo acumula 4 PARTIDOS INVICTO (Tre sempates y un triumpho por goleada).

Teniendo en cuenta que veníamos de varias derrotas seriales y vergonzantes, la conclusión es que el presente no es tan malo....
Así que: Gracias Miguel, una vez más.

La derrota por penales es casi anecdótica desde esta óctica.
Más aun si agregamos que en el rubro "Elegancia y buena presencia del DT", la goleada es lapidaria: Central 10 - Huracán 0.
Y también en "Asistencia y fervor del público": Central 5 - Huracán 1

¿Se subestimó a Huracán? Y sí, por supuesto, ¡cómo no subestimar a un equipo que prácticamente se subestima solo!.
No parece haber sido el problema la subestimación del rival, sino la enervante letanía, la negligencia hormonal que arrastra Central por la cancha.

Cada una o dos décadas nos toca jugar algo definitorio con Huracán; hasta ahora con resultado global adverso.
Esta vez hubo agravantes: esos cientos de kilómetros de desierto desolador, esos días que hubo que robarle al trabajo o a la familia, lo entregado e improvisado que venía el rival.

Desde temprano una San Juan invadida por casacas nuestras; aquí y allá, bajo el sol sedante, grupos de chicas y muchachos al grito de ♫ Aunque ganes o pierdas, qué provincia de mierda! ♫
Durante la tarde visitamos la casa natal de Sarmiento y nos enteramos de algunos datos históricos que la mayoría de lo sargentinos icnoran. Por ejemplo, que antes de llamarse San Juan la provincia cuyana tuvo el nombre de "La Nada". O que la anécdota de que Sarmiento nunca faltó a la escuela es verdad, pero lo que no sabíamos es que debido a la calor in-so-por-ta-ble que hay allí, solo tenían dos meses de clases en aquella época. Con lo que se reducía notablemente la chance de ausentismo escolar o paro de docentes.

Huracán llegaba también, con su pobreza bíblica, con su latita de pedir limosna, con un amarillento papel de quinela donde figuraba que había jugado sus últimas moneditas a una chance 1 en 100.
Porque si algún canalla siente, o le han hecho sentir, que estamos pobres en logros, nitecuento lo que es el currículum de Huracan los últimos 40 años.
De modo que, sí, era un encuentro entre dos pobres y necesitados, aunque uno en condiciones mucho peores que el otro.
Y ahí salió a relucir la nobleza y generosidad que caracterizan al Nuestro, al gran Rosario Central.
Porque, como dicen todas la religiones, ser solidario no es dar lo que nos sobra, sino compartir de lo poco que tenemos...

Y en esa cruzada solidaria, en ese "Más por menos", descollaron Pablito Becker con su andar de peregrino (lento, cansado, deteniendose a reflexionar y contemplar el paisaje), el Sapito Encina con sus pases milimétricos buscando al rival mejor ubicado para el contraataque, el Negro "Ramal que para ramal que se cierra" Valencia, la austeridad del planteo de Miguel.

Se perdió por penales. Pero sugerimos este esfuerzo de imaginación para destremendizar: perder por penales podría haber sucedido -tranquilamente- contra River hace dos fases de la Copa Argentina. Aquella vez ganamos habiendo dado asco en los 90 minutos previos. Esta vez fue más parejo el partido: los dos equipos dieron asco. Y no ganamos por penales.

Otra vez será...
¿Otra vez será?
¿Tan fácil como era esta?

Nadie lo sabe.
Pero sí sabemos que dentro de 20 años el devenir nos colocará otra vez frente a Huracán para definir una conquista histórica.
Y ahí sí, globo y la conchadetumadre, de esa no te vas a escapar.
¡Aguante Central en 2034!
.

19 may. 2014

MEMORIA, ALINEACIÓN Y BALANCE


Hace un año, como a esta hora, miles de canallas nos desperezábamos una mañana de domingo en Salvador de Jujuy. En suaves sábanas en buenos hoteles o incómodas cuchetas de fierro en hosterías sórdidas nos apurábamos a empezar el día, a ver si se podía disfrutar de un par de horitas de caminata o mesita de bar al sol jujeño, antes de ir a la cancha para ver el ascenso de Central y los inolvidables 3 goles del olvidable Toledo.
La modorra daba trabajo, porque en realidad el festejo había empezado la noche anterior, en cuanto rincón fue posible en esa ciudad, destino tan poético para una ocasión épica.
Veníamos celebrando desde antes de jugar y de ganar, cosa reprensible en la cosmogonía de la superstición futbolera. Es que no era solo el ascenso, les cuento. La alegría se había recuperado desde hacía varias semanas. Nos casi colmaba la certeza de haber regresado -aunque aún no a Primera- al manejo responsable de la grandeza, a los sueños con cabida, a los rumbos en buenas manos y la pelota en buenos pies.
Miguel Russo es el resumen de tanta versificación.
-------------------------------------------
Las delicias norteñas del sábado a la noche y domingo al mediodía hace un año en Jujuy nos provocaron un paladar más refinado. Que el tamal nos ayude a darnos cuenta de lo que tamal; la humita de lo que es humo, la carne de llama nos inspire para no quemarnos.
Y sí, nos fuimos poniendo más exigentes. Que cómo vamos a permitir que topper nos saque a Trezeguet, que quién lo conoce a este Donatti, que Niell no da la talla, que a Encina y Medina la 1ra división les queda grande…
Pero por suerte está Russo.
Aunque con esto no queremos decir que Russo es el que define todo y la Comisión se limita a cumplirle. La verdad, no tenemos idea de cómo es la cosa en esa zona íntima donde se toman decisiones.
Por eso, al no conocer la intimidad, nos limitamos a valorar estos logros que nos gustaría haber visto antes, pero que tranquilamente podrían haberse demorado aún más.
Luego de atravesar el período más humillante de la historia de Central, un domingo un año exacto después de aquel domingo jujeño, nuestros pibes de las inferiores dieron la vuelta olímpica de la Reserva de AFA al grito de:
♫♫ Un minuto de silencio para Ñubel que está muerto, ea ea ea ea, ea ea ea é !!!


10 abr. 2014

2013/14 Fecha 12: Niells Cold Boys 0 - ROSARIO CENTRAL 1 (jugado sin público visitante)


LA LLUVIA TE CAYÓ LENTA, NOB
(Análise del clásico por Chiquilín García Lorca)

Y finalmente pudo darse aquel vaticinio, aquel deseo de la barra canalla de fines de los '80 que pregonaba, en forma de motete, al son del hit de entonces “Cae lenta” de Punto G: ♫♫ Esta hinchada está reloca, lo vamo a (soez sinónimo barrial de 'someter deportivamente') a Boca, y despué de Boca a Ñulsolboy… boro boró borómbonbón ♫♫, anunciando así un triunfo sodomizante sobre Boca y acto seguido sobre nuestros eternos rivales.
Ocurrió en un día lluvioso, como para estar a tono con la letra original del tema de Coki Debernardi. Pero a diferencia de éste, que alegaba no tener donde ir, nosotros sí. Y el Monumento se llenó, como así también Arroyito y otros epicentros comarcales.

La táctica de Russo, a quien las más señeras plumas de la prensa deportiva reconocieron como el gran marionetista del triunfo auriazul, fue muy simple. Se basó en una marca personal que comprendía a todos los jugadores rojinegros incluido arquero, banco de suplentes y todo lo que se moviera en la cancha y no fuese auriazul. De la asfixia russista solo se escapó un alcanzapelotas, y nomás por unos segundos, que aprovechó de la peor manera, como un bocasucia zahiriendo al nobilísimo golero Caranta. Sí hubo permiso para exceptuar de la marca al rocalloso zaguero Víctor López. A tal punto se cumplió esta orden que el zaguero leproso, al no tener a quién darle el balón, por estar todos con sus correspondientes parejas, en ocasiones supo avanzar en soledad hasta la media luna del área canallesca y, de habérselo propuesto, quizás podría haber ingresado con pelota y todo al arco de Caranta, pues ninguno de los nuestros estaba dispuesto a apartarse del libreto, tal es el apego a las normas y directrices por parte de los invencibles en la lid. Con lo cual las autoridades del Parque -vírgenes de clásicos-, encontraron un chivo expiatorio y vuelven a justificar sus trompiezos con "la herencia de López".

El gol: "soy Goliath, se me viene David" razonó el arquero Goodman comparándose como el más corpulento de la cancha versus Niell, niellcito, el pequeñín. "Me la tira a la frente, la leyenda dice eso", concluyó y así acomodó su andamiaje para seguir atajando, como toda la tarde, con la parte del cuerpo que fuere, más y más hondazos que le llegaban desde nuestros aguerridos. Pero nuestro diminuto artillero no fue David, fue otro enano: Napoleón, y en segundos vio la porción del campo de batalla desguarnecida por el enemigo, y allí apuntó su fino arcabuz, mezcla con florete y taco de billar, colando la pelota en un espectro angular angosto, desnucando a Goliath más por la estéril contorsión que por el golpe.
Enseguida, la tierna metáfora de Abreu y Niellcito haciendo como que hamacaban un bebé, descifrable como "Nacieron hijos nuestros".

Otro punto alto del equipo yellowblue fue la concentración de los jugadores los 90 minutos de juego. A punto tal que incluso Méndez estuvo acertado en los pases, superando esa regresión infantil de jugar la pelota con el amigo invisible, al que pretende asociar al juego fecha tras fecha.

La defensa funcionó a la perfección, aunque hay que reconocer que su tarea se vio facilitada por la obsesión casi patológica que tienen Niell's Old Boys por la posesión del esférico que, quizás para no cedérselo al rival, los lleva a extremos tales como muy rara vez patear al arco y, por carecer de esa práctica, les ocurre lo de Orzán sobre el final del encuentro.

Como ya parece ser costumbre en algún momento del torneo a Central se le ocurre despertar; en el campeonato anterior fue justo en la fecha 12, tuvimos una ráfaga de tres partidos y después alpiste, de nuevo a dormitar; en éste empezó una antes y esperemos que dure.
Basta de adormilarse paladines del deporte, que vuestro sueño me desvela ¡A por el insomnio, por favor!

8 abr. 2014

(Respuesta a Abonizio, por Pablito Ruiz*)


LA TROVA ME LA SOVA

¿Pero vos quién sos, Abonizio? ¿Quién te conoce?
¿Vos sos, acaso, el que escribiste esa canción cuando Central ascendió, “De regreso Mirta”, queriendo encima congraciarte con la divina de la Señora? Así que además de festejar un regreso, sos un interesado. Todo por un miserable lomo al champiñón, una copa de vino, y un pasaje gratuito a Bueno Saire.

Pero te aclaro, querido, que la Señora no invita a cualquiera a sus Almuerzos. Necesitás meter un éxito, aunque sea. Uno reciente, digo. Morite de envidia mirándome a mí, almorzando con Mirta, por youtube. Y sí, asumilo, que esos zapatos que viste asomando debajo de la cama… tranquilamente eran los míos.


Pero ya sé qué estás pensando. Que no me voy a animar a hablar del clásico. ¡Ja! Pobre de vos. Que lo sepa todo el mundo. El que no se anima a hablar de “ciertas cosas” serás vos. Porque, claro, cualquiera bardea, con pluma más o menos talentosa, reduciendo el fútbol a pelotas y banderas. ¿Por qué no te atrevés a un mano a mano, un tête a tête, sobre hombría dentro del campo de juego? ¿Quién de tu equipito le compite a la musculatura de Guzmán, a la virilidad selvática de Cáceres, a esa barba de galán de Bernardi, a los modales seductores de Trezeguet, al pelo sedoso de Heinze? ¡Ja! Bien que en ese terreno no te metés, y sólo hablás de lo que te conviene!


Porque claro, se ve que sos de caer en las obviedades del fútbol. Hablar de cosas como “el papá, el hijo”. ¿Y la mamá? si sos guapo, a ver si te plantás y escribís un Oh mamá…

Encima, ¡encima! usás para tus libelos patrañosos el periódico de la barrabrava de Boca!! Jajaja: Rosario DOCE! ¿Te das cuenta? ¿Quién es el corrector de estilo, Di Zeo?

¿Así que, según vos, “no hay rima que rime con vivir”? Ves, los canallas son así. Pero no como canta nuestra hinchada. Son así de ignorantes. Mirá, en segundos y sin pensarlo mucho te tiro no sé cuántas rimas de “vivir”: convivir, revivir, sobrevivir, Aciclovir… y si querés sigo.

“No pretendo ser ofensivo”, encabezás tu nota. Eso lo tendría que decir Russo (¡Dios le conserve el guardarropa y la sonrisa!), que un poco más le pone guantes de arquero a los jugadores y guantes de beisbol al arquero… 

No creo que se te pase por la cabeza responderme. Pero incluso, si lo quisieras, primero te recomiendo que metas un par de hits, que cuando llegues a estar rodeado de almohadones de seda y champañas de magnates mejicanos, ahí hablamos.


(* al contrario de los acomplejados del canob, acá le damos lugar a las dos campanas, y si hay tres también. Quilombo originante: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/11-43464-2014-04-07.html).

No sé, NOB, veo este equipo -brasilero- rojinegro, y me pregunto lo mismo...



NIELL's Old Boys (los hijos de Niell, en inglés)



La tragedia humana retratada por un verdadero fresco del cine italiano



9 feb. 2014

1a fecha - Final 2014: Quilmes 0 - Rosario Céntral 1

.
La primera conclusión es aritmética: si Central puede prolongar la racha ganadora sin interrumpirla con empates ni derrotas, estaríamos dando la vuelta como campeones en la fecha 14 ó 15.
Otra conclusión es la que sacó un, aliviado, Óscar Tabarez, DT de la Selección uruguaya. Porque en la charla veraniega que había sostenido en privado con Abreu, en el chalet que éste alquilaba en Parque del Plata, del coach oriental se apoderó la duda: ¿convocaría nuevamente al espigado delantero canalla para el plantel mundialista celeste, o seguiría apostando a los exitosos Forlan, Cavani, Suarez? ¿A cuál de ellos marginar si decidiese incluir a Sebastián "Apto para 15 minutos" Abreu?
.
Bueno, las 5 pelotas que tocó con flagrante amateurismo nuestro uruguayo contra Quilmes le terminaron resolviendo la disyuntiva al Maestro Tabarez. "Si querés ir al Mundial, -puso en su breve sms para Abreu apenas terminado RC-Quilmes- ...aprovechá que Despegar.com sigue vendiendo con 12 cuotas. Si no, pedí precio en Transatlántica que tienen buena onda con Rosario" (por Central).
En este oráculo estamos seguros de que contra un rival con 5 centavos más de jerarquía no ganábamos. Salvo que hiciéramos un 2do gol. Nos venimos pajeando demasiado seguido en ese rubro. Contra Racing, ejemplo, fue caricaturesco y qué bronca. Ayudaría, por ejemplo, que Russo levante la prohibición de pegarle al arco de fuera del área.
El regreso del Sapito a 1ra división y su vigencia merecen un reconocimiento -desde los que desconfiábamos hasta los que criticaron con cinismo- para él y para el cuerpo técnico que lo trajo y lo mantuvo.
Jesús Méndez es peligroso... para los dos equipos. Cada equis cantidad de minutos se manda alguna -arriesgando, golpeando, demorando-que deja al rival en posición de gran ventaja. No tomemos decisiones apresuradas, recién va una fecha. Pero posiblemente el buen Jesús esté necesitando que lo reprogramen, un rebooteo, que le pasen un antivirus, quéseyo, una actualización de esa índole.
El habla de Jesús es otro ítem inquietante. Tras haber provocado, hace unos meses o años, aquel canto gregoriano ejecutado por arcángeles invisibles en medio de un reportaje pospartido, se lo escucha hoy en día con un susurro lacónico, igualito a cuando los campesinos pobres de El Zorro acudían a Diego de la Vega con su sombrero aferrado con ambas manos como tapándose las partes, su cabeza gacha, diciéndole "... Don Diego, dishculpe el atrevimiento.... "
Como aquí no sabemos un carajo de fútbol y nos manejamos esencialmente con percepciones empíricas, si alguien puede explicarnos -y a nuestra querida audiencia- el porqué de Russo para demorar taaaaanto los reemplazos, lo agradeceríamos.
Tal vez, como sugirió el Ruso @mduran, la AFIP todavía no le autorizó los cambios a Miguel.
Pero bueno, basta de tantas mitades vacías del vaso.
A pesar de esta mirada medio preocupada que posamos sobre el Nuestro, SEÑORES, hoy podemos decir ¡Misión cumplida: le ganamos a Giunta!!
.

27 nov. 2013

2013/14 Fecha 17: Olimpo (Bebé) 1 - Centralín 0


TEOLOGÍA, GEOMETRÍA Y GRAMÁTICA DEL CENTRO AL ÁREA

"Tal perdió la marca"; "Se le escapó el más alto"; "Le vuelven a marcar de pelota parada"...
El organismo del analista deportivo promedio está hecho de un 75% de agua y un un 25% de frases hechas y lugares comunes.
Central -y Null también- el fin de semana último sufrieron goles similarísimos: cabezazos profesionales conectando un corner fulgurante a la frontera del área chica. Casi todas las jugadas de esa índole desatan la caza de brujas de quién "no tomó la marca", o algo así.
Estos dos goles que referimos -el sufrido y el festejado- ofrecen la foto engañosamente parcial del cabeceador que marca el gol. Ese recorte de imagen es el que produce la fascinación hipnótica que concentra la evaluación puertas adentro del área, y desatiende lo que desde aquí subrayamos como LA CLAVE: la calidad del centro.
Los dos flacos que ejecutaron esos corners (P Rosales de Olimpo y N Aguirre de Arsenal) son lanzadores diplomados. Sus envíos combinan ubicación, curva y potencia (potencia = fuerza x velocidad). Para un equipo defendiéndose de esos centros lo excepcional y meritorio es que logren rechazarlos, porque esa pelota viene tocada por una varita mágica que la cargó de voltaje goleador.
Carecer de un lanzador (o servidor, alabardero o como se llame), opinamos, es UNO DE LOS ENORMES PROBLEMAS del primer equipo de Central. Y lo viene siendo hace años.
De aquellas tres virtudes necesarias para un buen centro (ubicarlo con precisión, curva parabólica y potencia justas), Carrizo con suerte te acierta una. Delgado es un poquito mejor, a veces.
En su momento Pizzi justificó el traer al tal Lombardi por su presunta buena ejecución de este tipo de pelota. Eso, al menos, mostraba un entrenador preocupado por contar con ese... ¿puesto?. No, okey, ya sabemos que no es un puesto, y que Lombardi fue una semigarcha en todas las otras tareas del futbolista profesional. Pero sí nos parece que un DT tiene que asegurarse que dentro de los 10 jugadores de campo haya uno que, además de cumplir con el decálogo de su puesto, pueda enviar un centro útil.
Los últimos años de Central nos muestran una lastimosa dilapidación de esas situaciones. Cada tanto sale bien, con suerte, sujeto a quién sabe qué circunstancias. Pero dejame de joder, lejos estamos de ponernos ansiosos y prestos al grito ante cada corner o tiro libre nuestro que va a caer en el área contraria. Más bien vivimos esas situaciones como un "Y... vamo a vé qué pasa".
El pibito Carrizo agarra la pelota con sus manos, la empieza a acomodar, toma distancia, mira a los potenciales receptores, y... casi seguro que la patea mal.
Memorizando sin mucho esfuerzo recordamos a Pablo Lima, el paraguayo Mauro Monges, Equi González, como muy buenos ejecutores de centros con pelota parada. Y, por ejemplo, al Kily como uno muy malo pero empecinado en hacerse cargo de ellos (como lo hacía con las docenas de penales que erró).
¿Qué nos vendría bien para jerarquizar esa función tan erosionada en Central? Bueh, por ahí uno de los dos refuerzos que vengan en el verano trae este bonus. Adelantamos opinión de que Jesús Mendez (con todo el deseo que tenemos de que vuelva) no es solución para esto, que está en la mismo ránking -o unos centavos arriba, apenas- que Delgado y Carrizo.
Si no, proponemos una alternativa: que FIFA y la International Board habiliten reemplazos temporarios y tengamos en el banco de suplentes un magister en córners que entre sólo para patearlos y vuelva enseguida al banco. Como cuando contrataban al argentino Martín Gramática en el fútbol americano, para que entre nada más unos segundos a patear al arco.
.

18 nov. 2013

LOS HEROICOS Y MILAGROSOS 3 A 3 SOBRE LA HORA


Meter 3 goles en los últimos cinco minutos para empatar un partido que se perdía 3 a 0 es casi una marca registrada (?) centralista.
Por eso, si esa era la idea contra Vélez, no nos parece tan mal el intento.
Nuestra mística necesita cada tanto de hazañas reeditadas. Para qué enumerarlas, si cada uno se sabe varias.

Fontanarrosa de vez en cuando mencionaba la remontada contra Deportivo Armenio, en el año 88 en el Gigante. Perdíamos 3 a 0 y los 3 goles Nuestros fueron en los últimos minutos. Menos recordado, de ese partido, es el dato de que luego hubo definición por penales, que ganó Central, ya que así se había reglamentado aquel torneo, en una transición entre la asignación de 2 a 3 puntos por partido ganado. Y aún más olvidado, de ese día, el detalle de que el arquero de Central fue Ferlatti (1,74 m como mucho), que tuvo, tranquilamente la peor actuación en el arco de la historia de Central, solo empeorada por Tombolini contra Cruz Azul.

Hubo otro 3 a 3 de apurada: contra Mandiyú en Corrientes en el Apertura 1993. Todavía no damos con el resumen del partido para detallar en qué minutos fueron los goles de Delgado, Palma y Ubeda, pero ya irá alguien a la hemeroteca. Fue el 14/11/93, hace 20 años, mirá vos.
De ese partido rescatamos la foto que ilustra estos renglones. Bah, el rescate lo hizo enunabaldosa.com, y más bien por la excentricidad canalla de haber jugado con camiseta y shorts de distintas marcas.

21 oct. 2013

A Don Ati

.
SE CANTA REVOLEANDO UN
SACO EN VEZ DE UN PONCHO

Por la otra punta del área
viene arremetiendo DON ATI

metió tremendo frentazo
no la atajaba ni Gatti


No la agarró heinze
tampoco Guzmán 

se enredaron en el área
¡Y hay gol de Don Ati!



El Día del padre cayó en octubre


1 sept. 2013

2013/14 fecha 5: Colón 2 - Central 1


LA DERROTA COMO CARICIA

¿Quiénes pierden en el Cementerio de los Elefantes? Los equipos grandes, obvio.
Central ya va para casi diez años sin ganar en cancha de Colón. Todo un guiño metafórico de nuestros planteles -esa forma de grandeza- que no todos los hinchas han sabido interpretar.
El centralista promedio tampoco sabe leer entre líneas otra cuestión: esto de ganar en Arroyito y perder de visitante es una muestra cabal de la importancia que tiene para nuestros jugadores la presencia y el aliento de la hinchada.
Y la AFA y el COPROSEDE que no se hagan los distraídos: Central se inmola en este sacrificio de perder todo lo que juega fuera de Rosario como defensa del derecho histórico de los visitantes a ir a la cancha. Una especie de huelga de hambre, sigilosa y velada.
Una lástima que casi nadie entienda los significados ocultos de esta serie de derrotas pelotudas que viene hilando el equipo de Russo, y que casi todo el mundo caiga en frases hechas sobre las flaquezas de Lagos y las gorduras del Sapi.

Colón y su hijo Cristobalito

12 ago. 2013

EL CANDIDATO MÁS VOTADO, PERO...

.
Como siempre, Uliambre se ve obligado a pelear el puesto. Incluso cuando había inventado un puesto en el fútbol: el centrodelantero de marca.
No está dicha la última palabra. Todo se definirá en las elecciones generales del 27/10, cuando el pueblo sauceviejense o viejosaucense deberá decidir si prosigue en el camino de prosperidad, luminosidad, obras y sábalos a la parrilla que ha sabido construir bajo la gestión protectora de Pedro Damián el Grande.
Ah, no esperen que acompañemos vuestro alborozo por el promisorio 3er puesto de Barreda, manga de trogloditas!

5 ago. 2013

2013/14 - Fecha 1: Central 2 - Cerve 0


LA MISIÓN: CAMPEONES DEL NIETOS ENETINER

Ya se sabe que en Central es tradición salir campión después de ascender.
Y esta vez el cometido se presenta con mucha más facilitud que la anterior.
Recordad que en 1986 debutamos con un empate (1-1 vs SL) y luego quedaban 37 fechas hasta el final. Ahora arrancamos con un triunfo y quedan solo 18 fechas. Date cuenta que prácticamente este torneo es una papita para Central.

Así lo entiende el hincha de Central intrínseco, optimista. Como ese que hoy andaba averiguando dónde se jugaba la final de la intercontinental 2014 ó 2015. Y que luego entró a Le Rondini a pedir presupuesto para Marruecos, por las dudas que se siga jugando ahí.

Muchos comenzamos a vivir el partido el sábado a las 16. Independiente vs Fatura Broun de Adrogué fue cita obligada, y cada uno hizo su sublimación. Fue sofocante la sensación, por ejemplo al ver al taxista DT de Brown, de que un año más ahí no se soportaba.
MUY SUPERIOR A
(la porquería intomable) QUILMES

¿Cuánto influyó en el trámite del partido el bullying que tuvo que sufrir Peratta? Pobre flaco, tocarle el debut nada menos que en el Gigante, repleto y sin visitantes, y con tanto bocasucia en la tribuna. El cántico "Oy, oy, oy, oy, Te hiciste puto cuando fuiste a ñulsolboy" fue de un virtuosismo tal que con eso solo dábamos por hecha la noche. Pero, además, ganamo.

Viste cómo impacta el jugador que debuta con un gol. Lo notorio de anoche fue que ya antes de empezar el partido la gente "sabía" que Luna iba a hacer un gol. Lo que casi nadie sabía es que iba a hacer dos.
Igual, desde este púlpito opinamos que es una exageración cantar "Olé olé olé chinó chinó" el primer partido del jugador. Ni con el Puma fue así. Lo más probable es que, aunque se lo nombre en la letra, el destinatario esencial no sea el Chino Luna, que detrás de ese cántico haya una celebración de haber superado tantas desventuras, que exprese el alivio por volver a sentir que recuperamos algo de normalidad (que se había perdido mucho antes de descender); capaz que cantando eso le cantamos al exorcismo de un cúmulo de traumas.

Uliambre debutó con dos goles. Y en el partido siguiente hizo dos más. Otro debut con gol que vivimos atesorando en este cubil felino fue el de Arturo Durbal Saravia: no sé si hasta no fue un caso único en la historia: no solo hizo el gol en el partido que debutó en 1ra, sino que con la primera pelota que tocó: entró desde el banco de suplentes justo cuando la jugada era una pelota parada para Central: centro al área, cabezazo de Saravia y gol.
Y bueh, después fueron Uliambre y Saravia.

Por eso, el otro deslumbramiento de anoche con Luna es quizás el más atendible. Iban 10 minutos de partido y ya había bajado dos pelotazos frontales, entregándolos como pases a compañeros. En 10 minutos, lo mismo o más que Toledo en 3 años. Ser hincha de Central estos últimos -prolongados- tiempos era sentarse a ver cómo los otros equipos tenían un delantero multivirtud, que ayudaba a jugar y a transformar avances en ataques. Muy bienvenido sea un futbolista a la función de 9. Fueron demasiados años de desaciertos con muchachos limitados, monocordes, insuficientes, debiluchos figueroas, que con suerte eran empujadores de pelotas que la suerte o la buena ubicación les ponían a su merced.
Podemos seguir prescindiendo de Trezeguet. Tranquilamente.

Anoche pusimos un cordobés por línea. Como los call centers de Claro o Movistar. Caranta, Peppino, Carrizo, Luna. A historiadores y sociólogos les queda la magna tarea de enumerar y explicar este fructífero vínculo entre Central y cordobeses. Con Kempes allá arriba. Pero sin olvidar al Pastor Amadeo Gasparini, Cristian Pino y el Kity Villagra.

La misión es salir campeones. Si logramos meter 12 triunfos consecutivos, como la temporada pasada, el objetivo estará más cerca (?)...

Y Gonzalo encontró su puesto en Central...


La nueva función le ayudará a mantenerse en forma.

25 jul. 2013

EL AMULETO DEL MINEIRO

.
En el Mineiro campeón están convencidos de que un argentino simpático y bonachulón que los visitó en Rosario fue el que les trajo suerte.
Algunos piensan en adoptarlo como amuleto.



19 jul. 2013

¿TU SUEÑO ES SER PRESIDENTE DE CENTRAL?


   Cuenta una leyenda que un querubín enviado de los dioses abordó un día soleado a un viejo sabio chino y le preguntó "¿Acaso el sueño incumplido de tu vida es ser presidente de Central?". El viejo sabio mirólo con desconfianza primero y luego con firmeza, y contestóle "No, en absoluto, os equivocáis vos y tus supervisores: mi sueño es que Central salga campeón, y si para ello debo reducirme a pagar la onerosa cuota de socio, sólo eso haré. Y si lo que de mí hace falta es que peregrine en caminata desde Manchuria hasta Génova y Aveshaneda, pues tal será mi función. Y si para que salga campeón del Mundo debo sufrir el suplicial vejamen de orinar en los nauseabundos y negligidos baños del Gigante y luego esperar esos enfermantes 20 pico minutos después del partido y llegar a la una de la mañana a mi morada, pues tal cosa pídanme y la llevaré a cabo estoico. No, inocente y novato querubín; no, impávidos dioses; aquel cuyo objetivo en la vida sea ser presidente, o manager, de Central, cuando desde ese lugar está destinado a hacer más mal que bien, a dejar más daño que historia, solo está pensando en su nombre propio, en su espejo, en sus alforjas. Sus sueños emanan de lo profundo de su alma individualista o naif, y ni ustedes, dioses y aspirantes a dioses, conocen con qué intención esa persona se candidatea a candidato. Por mí que se vaya a la conchadesumadre".
   Luego de esas sabias palabras el viejo dirigió su mirada a la fina tasa de té de flores de níspero que aún sostenía en sus manos, notó que se había enfriado demasiado y, en un rapto de ira no habitual en él, intentó gallear y golpear al querubín con el revés de su mano. Pero éste, aprovechando que su cuerpo estaba hecho de sustancias metafísicas, pudo esquivarlo y tras ello escapar despavorido hacia el cielo brumoso de la montaña sagrada.

¿Y Norberto Speciale?
¿Qué motivaciones lo llevaron a querer ser presidente?
¿Fue porque pudo, porque no había otro, por aclamación, por virtudes que quiénsabe pudo haber conocido, porque se quería sacar el gusto, porque Belloso no tenía la antigüedad, por sacrificio, por clarividencia, por experiencia, por qué?


2 jul. 2013

MADUREZ


♫ YO NO TE PIDO QUE ME BAJES UNA ESTRELLA AZUL,
SOLO TE PIDO, NO COTICES CON ESTRELLAS BLUE ♫

Señores, abordemos con madurez y altura el apasionante... tema de las estrellas en los escudos de clubes.
¿Qué otro equipo dio el valiente paso de SACARSE 1 estrella, como lo hizo Central después del rebusque de Scarabino?
Creemos que una acción tan digna en el fútbol argentino (en tiempos en los que la chantada es un derecho humano y la norma es la avivada) merece... una estrella.
Bah, sunopinión.

20 jun. 2013

LO QUE SE VIENE


(Oh Piñón)

En estas últimas horas arrancó la campaña de autoconvencimiento pechifresco "Movilizamos 200 mil".
Sí, obvio, a todos nos suena igual: van por otra mentira como la de los 40 mil en cancha de Independiente la otra vez. Todo tan indemostrable como también, y por qué no, verosímil.
Con un poco de organización y gana de hincharloshuevos podríamos decir que las bocinas y bombas que se escuchaban ayer miércoles después de las 6 de la tarde eran hinchas de Central que festejaban el triunfo de Talleres y consecuente eliminación leprosa de la Copa Argentina...
Es que para que una consigna tenga éxito, pregnancia y circulación dentro de una hinchada, LO DE MENOS es la verdad. Las ÚNICAS condiciones son la DIFUSIÓN (por las vías y en el momento adecuados) y el CONSENSO. Así nació el falaz "sinalien".
Pero también hace falta que esa comunidad de hinchas sienta una NECESIDAD. Es decir: "necesitamos neutralizar, compensar, contraatacar" esta o aquella afrenta.
"200 mil" o, mejor dicho, que se ocupen de cuantificar, no tiene otro origen que la cifra de 100 mil canallas en el Monumento que tiró nomeacuerdo qué autoridad el día del ascenso en Jujuy.
Y por más bronca que les dé a uds., amigos, en unos pocos días esa pamplina será consigna oficial y, en pocos días más, remera. (199.999 y yo, etc.)
Y por más desmentidas y pruebas que presentemos, será al pedo, porque la VERDAD es irrelevante en este terreno de la cultura del hincha. Ellos necesitan imponer por decreto algunos hitos que contrarresten un complejo de 110 años: el de ser minoría. Y hoy, con las antenas paradas por el logro deportivo, se les dan las condiciones de difusión y consenso ideales para tirar la verdura que se les antoje.

Bueno, esa es la paja en el ojo ajeno.
¿Y nosotros?
Y... seguiremos como hasta ahora, haciendo lo que se puede, que es siempre más de lo posible, porque el hincha de Central le exprime agua a los cascotes.
Iremos tirando con celebraciones de robos de banderas.
"Algo se nos va a ocurrir" (una de las leyes filosóficas más fructíferas de la humanidad).
Nos aferraremos a nuestros íconos y a nuestros hitos (verdaderos), a nuestra constancia, nuestra fidelidad y nuestra masividad (verdadera).
Quéseyó, por áhi se nos ocurre una buena síntesis para hacerle saber o recordar al mundo que durante 9 años nob intentaba llenar el Goloso con entrada libre y gratuita para socios con cuota gratuita.
O alguien hace aparecer fotos o videos del canallismo de Martino.
Pero no es que la tirás y prende. Es como cualquier siembra: hay temporadas, suelos y semillas más o menos favorables.
Nosotros haremos lo de siempre. Mejor dicho, lo que el hincha de Central viene haciendo desde hace tanto tiempo: RESISTIR.
Y al frente estarán las chicas, las mujeres canallas, que siempre han mostrado una admirable capacidad de reacción y orgullo en momentos de bajón cuando todo pinta mal.

Ahora... LA COSA pasa, principalmente y CADA VEZ MÁS, por otro lado.
Desde el club y desde el fútbol de Central en algún momento se tendrán que poner a la altura del desafío.
Digan lo que digan, hoy no es lo mismo que hace unos días o unas semanas.
Los años de delincuencia combinada con imbecilidad en la conducción de Central nos vienen asegurando UNA TRAGEDIA -grosa- por año. Y ni siquiera es gratis: sino con una cuota mensual bien cara.
Ni los hombres ni los dioses nos están regalando nada.
Algo fuerte habrá que hacer.

QUE NADA DE LO QUE VIENE PASANDO SE HAGA COSTUMBRE.

GMB, edecán del blog

11 jun. 2013

FATURA, PIRULO, OVEJA


Se van del club. Aunque no hayan jugado casi nada en esta etapa, a pesar de lo que hicieron este año contra central cordoba, a pesar de los salarios desperdiciados, no olvidemos cuánto dieron y con cuánto amor.
EL SÁBADO DEBEN RECIBIR DEL CLUB UN RECONOCIMIENTO Y UNA DESPEDIDA EN LA CANCHA.
Por favor circulemos esto, que llegue a quien pueda decidirlo.

1. Con su hijo Szhannthinhoh; 2. Villar reprocha a sus defensores; 3. Versus River en 2003 maomeno
.

6 jun. 2013

Entrevista exclusiva con el Presidente Especial: "SOY NORBERTO, EL QUE TE DEJÓ EL CLUB ABIERTO"


El actual ocupante del "Sillón de Calder" recibió a Hotcanalla en la puerta de su casa en una charla semidescontracturada. 

HC: Buen día
NS: Hola, como va, ¿ustedes son los de Litoral Gas?
HC: No, venimos por la entrevista que habíamos arreglado con su jefe de prensa.
NS: Ah, sí, sí. Pero no pienso hacer declaraciones sobre incorporaciones.
HC: Bueno, hablemos de otras cosas entonces. ¿Podemos pasar?
NS: No, si no les molesta, los atiendo acá en la puerta. Mi mujer es muy obsesiva con los pisos recién encerados.
HC: De acuerdo, bien. Empecemos... ¿tiene una birome que nos preste?
NS: No, a esta gestión quiero imprimirle un fuerte perfil de austeridad, sin prebendas para ningún medio partidario.
HC: ¿Qué hay de cierto en eso de que....?
NS: Es completamente falso. Lo desmiento rotundamente. Jamás hemos tocado un peso en Central, ni Belloso ni yo, jamás hemos pedido un centavo de "comisión" a ningún DT ni a ningún representante de jugadores.
HC: ¿Qué detalles puede darnos del acuerdo con Tiro Federal?
NS: El acuerdo con Tiro se va a hacer por triplicado, se firmará ante escribano público (aunque hay una propuesta que debe votarse en Comisión Directiva de que sea una escribana en lugar de un escribano), y tendrá como puntos más relevantes la fecha de inicio, la fecha de finalización y la fecha de estampillado. Todo lo que contenga será de mutuo acuerdo y para mutuo beneficio. Lo único que no hemos definido aún con Dávola (presidente Tirano) es cuál de las dos partes se hace cargo del costo del sellado en Tribunale (que oscila en los $190).
HC: En algún momento se habló de un fideicomiso del club. ¿Fue una idea suya, un rumor, casi un hecho?
NS: Sé que fue muy cuestionado, pero era el año 2011 y había que implementar algunas cuestiones de la administración moderna de instituciones deportivas. El hecho de que haya 1 millón de canayas no garantiza que en esa población se encuentren personas idóneas, o si las hay seguro que se dedican a otra cosa, así que no vemos porqué no pueden ocupar lugares de gestión gente externa al club. El presidente de Atl. Rafaela, un modelo exitoso sin dudas, es hincha de River... o capaz que de Boca (el otro día me dijeron y ahora me confundo). Y el de San Martin de San Juan es de Boca... o de River (después te averiguo bien). Por eso, con fideicomiso o no, ya hemos hecho contactos con gente de afuera que emprolije las cuentas: ya tuvimos una primera charla con Sergio Shoklender, un abogado de Buenosaire que tiene mucha experiencia en todo lo que tiene que ver con la parte de lo administrativo en general
HC: ¿Considera que los primeros dos años fueron un fracaso?
NS: No todo. Cuando perdimos fue un fracaso, cuando ganamos no fue un fracaso, y cuando empatamos.... depende, hay que analizar caso por caso.
HC: ¿Qué objetivo se ha propuesto para la temporada que viene?
NS: El objetivo es el mismo objetivo supremo que tiene toda la gente de fútbol: HACER LAS COSAS BIEN.
HC: La última, presidente, ¿sigue pensando que el clásico de Central es Boca?
NS: Vos sabes que justo últimamente me lo había replanteado, y medio que me inclinaba por que el clásico de Central es Independiente. Así que seguiremos sin clásico... queseyó.

ADIVINANZA PARA LOS MÁS FANÁTICOS


Esto solo lo pueden saber esos locos que van a ver los entrenamientos, los que se quedan dos horas después del partido para pedir autógrafos de jugadores, los que se mueven en la crema y son amigos de los que manejan la cosa:
¿CUÁL DE TODOS ESTOS ES EL AUTO DE BAREIRO?


5 jun. 2013

ASÍ EMPEZÓ LA OCUPACIÓN CANALLA DE TIRO FEDERAL



De a poquito, pasito a pasito, con paciencia y dándole tiempo al tiempo, es decir siguiendo la estrategia ya típica de Speciale, el presidente pacienzudo.

21 may. 2013

1093 o LA ODISEA DE CENTRAL *



Por Alesi

El ascenso de Central, después de tres largos años. Un pequeño racconto de vivirlo en carne propia, dejando años de vida y logrando soltar toda la tristeza al final.

I
Llovía. Las malas eran la corriente en estos últimos tiempos. Por alguna extraña razón, todos creíamos que ésta era la última parada en tantas que nos tocaron vivir. Para un Canalla, vivir en Buenos Aires hace que el dolor del desarraigo nos obligue a contar los partidos a partir del momento en el que ponés un pie en la ruta: ese 23 de mayo de 2010 se nos presentó complicado desde el primer momento. De tanto que nos ha golpeado la vida, los empujones mínimos que te da la realidad no lastiman. Así fuimos a la cancha, expectantes de que el calvario se terminara. Recuerdo que la noche previa, en la casa de mi amigo Pablo, desperté sobresaltado. Entre sueños, el inconsciente me hizo saber cuán trascendental era esa parada: el sentimiento generalizado era el de un triunfalismo. Un triunfo que nos habilitaba a vislumbrar un futuro un tanto más ameno. Pero no. Los que antes habían mancillado la camiseta nos tenían reservado ese último capítulo de la indignidad flagrante a la que nos sometían fin de semana a fin de semana: el 0 -3 con All Boys nos encontró llorando, gritando “Soy Canalla” a rabiar. A nuestra generación, aquella que se privó de vivir la mayoría de los hitos guerreros in situ, le faltaba vivir un descenso. Atrás quedaron esas épocas en las que sabíamos que era dificilísimo salir campeón, pero al menos fantaseábamos con clasificar a alguna copa y llegar lo más lejos que pudiéramos. No hacía tanto, habíamos estado a un pasito. Pero no. Terminamos mirando por obligación la tabla, para ver al menos contra quién nos iba a tocar jugar. Recuerdo el pitazo final de ese día. Todos mojados, mirándonos los unos a los otros. Qué será de nosotros, qué va a pasa. Mientras tanto, aguardaba poder salir del estadio sentado en la platea con las manos sosteniéndome el mentón, las rodillas sosteniéndome los codos, el cuerpo sosteniéndome una tristeza que ya me entumecía el alma, con la mirada perdida y los ojos clavados en un papelito que me mostraba parte de la cara sonriente de Madelón. Fabio, antes de cerciorarse de que estaba bien y comenzar con su anecdotario sobre aquel torneo de Primera B que ganamos de punta a punta con el Negro Marchetta, me preguntó “¿Y ahora, Ale?”. Levanté la cabeza, me sequé dos o tres lágrimas que salieron de puro reflejo y, con ese tono de ultratumba sólo atiné a darle una reflexión que, años más tarde, me doy cuenta que fue la más lúcida que tuve. “Ahora… AHORA es cuando todo es una mierda”.

II
A la deriva, completamente. Pasaron semanas del descenso y cada uno que abre la boca se postula para presidente. Es época de buitres. El amor más primitivo que podemos sentir, que tenemos ahí a la vuelta de la esquina ,se nos va deshojando. La incertidumbre pasa por saber qué equipo estaremos parando en la primera fecha de la B Nacional. De a poco nos vamos familiarizando con algunos nombres como “Comisiones de Actividades Infantiles” o la desgracia de tener que soportar que nos endilguen a Tiro Federal como el nuevo clásico. Las eleccione, nos trajeron el primer desengaño de todos. En un par de horas pasamos de Burruchaga a Merlo, el mismo que un año atrás nos dejó al borde del abismo para bajarse del barco ante la primera mano que vino cambiada. Fueron un par de partidos, apenas, pero en el que tuvimos la primera preview de la cochambre que se nos avecinaba: aferrarnos a los tres puntos, aún si eso significara no patear al arco en todo el partido o terminar el partido con 7 defensores en cancha. Ya ni te digo sobre tres pases seguidos y un cambio de frente. Y con Merlo, también llegó la ineludible cita de Google: para ver quiénes eran los que se incorporaban al equipo. Un desfile de desconocidos, alguno que otro con un pasado que invitaba a desconfiar. Como si fuéramos los gerentes de una empresa, recibiendo el CV de un pibe que se postulaba para cadete. Eran otros tiempos, los tiempos en los cuales creíamos que el peso específico de nuestra historia era razón suficiente como para que esta temporada se convierta en un desfile, un mero trámite. Apenas duró un puñado de minutos aquella presunción. “La autopista a la A”, había dicho nuestro manager en funciones. Si hubo algo de lo que nos olvidamos, es que ese mismo peso específico, esa historia, esos blasones empalidecidos por los recientes acontecimientos, eran el combustible de los contrarios. Cuando la familia del 4 rival come del premio por ganarle a tu equipo, la idoneidad en las funciones, el agudizamiento de los sentidos se torna menesteroso. Y así es como la sufrimos. Bastaron un par de meses para que la ignominia se convirtiera en nuestra cotidianeidad, cayendo derrotados por equipos que, años atrás, no teníamos idea de su existencia.

III
El manotazo de ahogado, otra idea que de haberla patentado nos hubiese traído dividendos suficientes como para hacer las terceras bandejas del Estadio y conjugar un equipo que nada tuviera que envidiarle al Bayern Munich. La arquitectura del éxito como única plataforma (el éxito como una causa, no una consecuencia, algo “que llega”) nos llevó al razonamiento más básico que tuviéramos a mano: “¿Cuál es el que más ascensos tiene de los que están en el mercado?”. Así vino Rivoira, con pergaminos suficientes para revertir este pesadumbroso andar, el de vagar camuflado por el hipódromo de Paraná, buscando la cancha de Patronato. Aquel día, menos mal que les regalaron un penal en el último minuto. Ya sé, perdimos 2 puntos sobre el final, pero 2 puntos en la tabla eran muchos menos que los que íbamos a precisar de sutura después de que la policía nos haya dejado solos en un costadito de la platea tras el gol del Kily. El Chulo nunca pareció entender dónde estaba, porque después de un tiempo prudencial como para acomodarse nos seguía batiendo “Rosario”. Todo lo que nos podía salir mal, nos salía mal. Si hasta volvió Jesús y todo. Pero vivíamos cagando a pelotazos a equipos que se daban cuenta de nuestra desesperación, y así la parimos. Terminamos perdiendo más de lo que merecimos, y menos de lo que creíamos posible. Si hasta tuvimos que descolgar el cuadrito del Negro Palma, que vino a mancharse el bronce cuando nadie quería agarrar el equipo, luego de que un 3 a 1 en Comodoro eyectara a Rivoira del banco en forma inmediata. Habían fallado los dos planes con un denominador común: el de la improvisación. El esoterismo nos ganó de mano: tan metidos con la maldición del Padre Ignacio estábamos que sentamos a la estampita en el banco. No había forma de que saliera bien, porque queríamos ascender ayer. Y la mística no nos dio ni un poquito de resultado. El caso más paradigmático, quizá, fue el último partido que jugamos en el Gigante en aquella nefasta temporada: un muchacho que se cayó al foso y obligó a la suspensión del partido durante un buen número de minutos. Una imagen que nos pintó en cuerpo y alma. Tardamos tanto en reaccionar como el pobre gordito inmóvil por el dolor del golpazo, que cada soga que le tiraban se rompía antes de poder asomar la cabeza a la tierra. El fútbol te regala estas imágenes, nos pinta de cuerpo entero. Más en la desgracia que en las mieles del éxito.

IV
Llueve, otra vez. La temporada con Pizzi al menos conjugó lo mejor de las últimas experiencias: un entrenador bien preparado que contaba con el plus de haberse convertido en canción hacía no tanto tiempo. Recordamos al Juanchi fundamentalmente por aquel retorno desde River, en donde le contaban las costillas por tener que reemplazar a ídolos tan enormes para ellos como lo fueron Francéscoli y Salas. Juanchi, además, fue el que le cambió la mentalidad a los jugadores en el primer partido. Después de ir perdiendo contra Defensa y Justicia en la primera fecha, tuvo una arenga tan conmovedora como efectiva: “No me digan que no pueden dar más, porque yo en este club dejé un riñón”, en alusión a aquel desafortunado incidente en una práctica, chocando contra un juvenil Pato Abbondancieri (todavía sin Z). En rigor a la verdad, hasta este momento, nunca tuvimos un partido que nos llenara los ojos. Si apenas forjamos una estirpe de un equipo que te corría hasta en el entretiempo y que te atacaba hasta cuando te defendías. Esta temporada, además, contó con la presencia estelar de River. Justo cuando creíamos que los errores de antaño nos fortalecieron el decálogo del nunca más se les ocurre bajar a éstos. El peso del Millonario, además, lo sufrimos muchísimas veces. Como en aquel torneo, donde justamente Pizzi era el estandarte, comandando a una horda de pibes que jugaban (y muy bien) a la pelota. Aquel equipo que fue subcampeón con 43 puntos, cantidad suficiente como para ser campeón en estos tiempos. Y a River, en menor escala, también le pasó la de sufrirla. Cada fin de semana, la nota de color era “mirá dónde tienen que venir a jugar”. Y San Juan, Mendoza, Puerto Madryn, Corrientes eran el foco de la noticia del viernes. Ahí también fuimos nosotros, y nos fue bastante bien. Pero algo tiene que andar mal como para que el único mérito que se nos reconociera fuera el de la preparación física y contar con el goleador del campeonato. Porque también lo de Castillejos fue un caso aparte: en una temporada apenas, se cansó de meterla. Poquito tiempo atrás lo habíamos visto desperdiciar innumerables cantidades de situaciones y cuando llegó no esperábamos mucho de él. Pero nos acostumbró a su increíble capacidad goleadora. También volvió Jesús en el receso del verano, casi como si fuera su última confirmación de que Central es su lugar en el mundo.
En fin, vuelve a llover. Una vez más nos enfrentamos a la lluvia. Ya tenemos asegurado el puesto de promoción y River perdió con Patronato ayer. Recibimos a Chacarita, que dependía de un milagro para no descender directamente. Si ganamos, mudamos la fiesta a San Juan, decíamos. Pero llovía, y tras meter una racha de triunfos seguidos que nos invitaba a creer que el ascenso estaba ahí, nos comimos un 3 a 1 que sepultó cualquier ilusión. Porque, no jodamos, quedaba una fecha más y hasta teníamos el beneficio de la duda (antes perjurio) de la Promoción. Pero algo nos pasó al final, porque también perdimos en San Juan con Desamparados. Porque también contra San Martín de la misma provincia, las que no hacía tanto entraban ahora iban a parar a la humanidad de Ardente, al palo, donde sea. Pero nunca a la red. Si hasta el guionista de esta funesta historia hasta nos hacía creer en la redención épica: en las últimas dos fechas remontamos resultados adversos. Pero la estocada final siempre nos la tenían reservada para la desazón. Para el incomensurable drama de acostumbrarse al oprobio. Nadando en las aguas de una tristeza que, nuevamente, sólo servía para hacernos entender que ser de Central nos sirvió, fundamentalmente, para entender que siempre se podía estar peor. ¿Preferíamos luchar hasta el final o ahorrarnos el mal trago de haber tenido todo para subir y dormirse una siesta? Lo único que nos dejó esa temporada, nefasta también: comparar desengaños, sumirnos en el fondo de un mar que nos nublaba la vista. Llenarnos la boca de palabras sin poder decir nada. Siempre agregando un apéndice más al libro negro, ese que tiene las páginas más tristes de nuestra historia. ¿A qué nos aferramos? “Por algo será”, es la visión más optimista que se nos ocurría. Claro que después de esos momentos de elucubraciones nos dábamos de bruces con una realidad dolorosa, un nuevo empujoncito hacia el abismo. Teníamos por delante toda una temporada, una más, en ésta categoría. Un año más es un montón de tiempo para los que dejamos el corazón semana a semana.

V
¿A que no sabés? Llueve. Sí, otra vez. Ya es imposible acercarse al Gigante, que te caiga una gota y no putear a todos los santos: Tlaloc, Seth, Chaac, Tefnut. Cualquiera de las culturas que tenían un Dios de la lluvia nos motivaba para emprender la construcción de la máquina del tiempo y mandarlos a la puta que los parió. Llueve, otra vez, y nos pateamos el corazón en cada paso que damos. La temporada arrancó para atrás: la esperanza de Russo (quizá el único que haya venido siempre en las malas, quizá el único que nunca le haya dicho que no a Central) duró apenas 3 minutos. En el primer partido con el recién ascendido Sarmiento de Junín, 180 segundos de una nueva temporada, nos clavan un gol. A tientas, con refuerzos que eran mirados de reojo. Llueve y nos estremece pensar que el final sea parecido. Nos visita Douglas Haig de Pergamino, otro recién ascendido pero desde el federalísimo Argentino A. Volvemos a perder, quedamos en el puesto 16 de la tabla y ya nadie se anima siquiera a soñar. Sobrevuela el fantasma de Caruso Lombardi, lo único que nos faltaba. Semanas atrás, hasta Belloso tuvo que dejar su cargo, luego de que esa confusión generalizada lo hiciera protagonista de un incidente con la delegación de Independiente Rivadavia. Sin poder sacar nada en limpio, nos mirábamos y con los ojos nos preguntábamos cuánto tiempo más iba a llevar. Te digo más, si hasta ya era un ritual encontrarse con un canalla en cualquier parte del mundo y en lugar de establecer la comunicación con el tradicional modelo comunicativo del saludo, lo primero que nos salía antes del “hola” y después del abrazo, era “Qué mierda, ¿Eh?”. Todos teníamos nuestra propia teoría sobre cuál era la manzana podrida que terminó de afectar al árbol. Ante un rápido sondeo, todos decíamos que después de aquel penal de Gaona contra San Pablo en el Morumbí (¿Te acordás cuando pateó la tierra después de edificar una actuación consagratoria?) fue el principio del fin. Pero claro, el fin era siempre presente. Casi filosófica la cosa. El corriente era estar decididamente en la lona.

VI
Resulta casi paradójico que Toledo haya sido vestido de héroe, el mismo al que vimos tropezarse con sus inseguridades, al que nada le salía bien, al que nunca se le negó el sacrificio pero se le exigía un mínimo de pericia o de suerte. Esta historia parecía tenerlo como el malo. ¡Si hasta clavó un golazo de afuera del área! ¡¡Y de derecha!!. Pero la puta, mirá este desahogo. Los que peor estuvimos terminamos volviendo donde pertenecemos gracias al que peor estuvo. De aquel partido frente a San Martín de San Juan, el primero en la B Nacional, sólo Toledo y Valentini volvían a estar entre los titulares. Y sí, también estaba al caer. Después de aquel fatídico día de Douglas, enhebramos una racha que ni siquiera osamos pedírsela a las velitas de la torta. Volvimos a Primera. ¿Se festeja? En un principio sí. Porque pasaron las elecciones, la autopista a la A, el chip de la B, los retornos frustrados, las desventuras, el “Gracias Profe Fleitas”, la tormenta que ya había pasado, el equipo de Primera para volver lo antes posible. Pasamos mil esquinas, en casi todas ni nos paró el colectivo. ¿Cómo no festejar? Es un desahogo, mi viejo. Porque, además, no subimos de cualquier forma. Volvimos con un equipo que nos hace sentir identificados plenamente: desde las épocas del Puma Rodríguez que no teníamos a un jugador como el Tony Medina, que con su sólo contacto con la pelota levantaba a la platea. ¿Y Nery Domínguez? Qué cosa de locos, Nery. Todo bien hace: mete, juega, cabecea, le pega de afuera, gambetea. Quién sabe cuánto nos va a durar, y mirá cuándo fue a aparecer encima. Si creíamos que las inferiores sólo nos daban disgustos, mirá. ¿Y el Sapito? Un mini Negro Palma. Poniendo siempre a la gambeta, al lujo, al delirio de una tribuna que no gritaba “Ole” ya ni sé desde cuándo. Nos deja esa imagen hermosa, aquel caño de espaldas contra Huracán. Porque este equipo tuvo muchos puntos altos, imposible nombrar a cada uno de ellos. Pero tuvo a jugadores que no son jugadores de fútbol: son jugadores de Central. Cómo no gozar después de tanta porquería. Sí, ya sé, somos todos los hinchas de todos los equipos iguales, tampoco vamos a caer en la soberbia de que somos diferentes a todos. Pero una caricia al alma, después de transitar por lugares en donde creíamos que ni la tristeza se nos podía colar, vale muchísimo. Pasaron 1093 días de aquel 23 de mayo de 2010. Casi tres años calendario. Con la certeza de que el compromiso en las malas se renueva estableciendo lazos que, una vez subsanados, no vas a volver a cortar nunca más. De que no jodan más con tu club, porque es tu vida. ¿Que hay cosas más importantes? Pero claro, cómo te voy a decir que no a eso. Ahora, andá a explicárselo a estas lágrimas que me siguen corriendo, esas lágrimas que fueron la tinta con la que se imprimieron esas páginas que acabamos de dar vuelta. Andá a explicárselo a esa angustia con la que nos habíamos acostumbrado a convivir y ahora, que desapareció, nos hace creer que el alma nos pesa 10 kilos menos. Aquel 23 de mayo de 2010, una parte nuestra fue asesinada. Los responsables los tenemos bien claros, pero es complicadísimo identificar a ese asesino tácito, que impertérrito nos sumió en la mala. Este 19 de mayo de 2013 nos encuentra con la sentencia a aquel malhechor. Con la certeza de que nuestro estoicismo es razón suficiente como para que sintamos que se hizo justicia. Con la alegría, además, de sentir que ese equipo que está en la cancha podrá ganar, perder o empatar, pero que va a jugar tal cual lo haríamos vos y yo, Canalla.

* PUBLICADO ORIGINALMENTE EN http://www.la-redo.net/1093-o-la-odisea-de-central-115668/

20 may. 2013

"La parte humana". Hoy: Javier Toledo (Reedición; publicado originalmente el 10-09-12)



El vocabulario de los futbolistas siempre hacen sentida referencia a "la parte humana". Que tal técnico le da gran importancia a "la parte humana"; que lo económico pesa pero también es importante "la parte humana"; que en este grupo hay grandes jugadores pero lo que más se rescata es "la parte humana", o lo bueno que es este club por cómo se ocupa de "la parte humana".
Con esta serie de reportajes, Hotcanalla intentará profundizar en esa parte, a veces inhallable, de nuestros players.
Si ERRAR ES HUMANO, en Javier Toledo tenemos la quintaesencia del ser humano.

 - HC: Javier, te proponemos un pinpón...
- JT: Güeno.
- ¿Peronista o Radicalista?
- Por tradición familiar, del MID, línea Salonia
- ¿Lugar preferido de Rosario?
- La cortada Barón de Mauá
- ¿Restaurant/comida favorita?
- El carlitos de pollo de la Petrobras de Sorrento y Casiano Casas.
- Película favorita:
- El esquimal que le sonrió al violonchelista
- ...
- Es del movimiento de la nouvelle baguette francesa; década del 50 y pico
- Reloj favorito:
- Sevil, Okusai, Tressa... no sé, te podría nombrar un montón, soy loco de los relojes, colecciono y todo.
- Cambio de camiseta que más recuerda:
- Cuando intenté cambiarla con Nahuel Pehuén Curá, el 3 suplente de la CAI, y me dijo que no.
- ¿Qué diario lees?
- Ambito Financiero
- Dulce de batata preferido?
- Dulcor
- ¿Bujías Champion o Bosch?
- La verdad, no me fijo mucho... te la debo. Pero me recomendaron las Hescher, las que hace la propaganda Fantino.
- ¿Música/cantante/género musical preferido?
- Escucho DE TODO. De la década del 60, del 70, del 80, del 90, de todo. Soy re amplio en eso. Tengo un cd en el auto con todos mp3 que me grabó un cuñado, y ahí tenés Boy George, Cachumba, todo lo que es brasilero, Julio Iglesia, Los Visconti, Lobo y Lobo, Portishead, María Marta Serra Lima, Crinfil, Soledad, un grupo de reggae de Marcos Juarez... que se yo, me gusta de todo. Soy de esas personas que les gusta de todo.
- ¿Twitter o facebook?
- Mucho no uso todo lo que es computación. Pero todos los compañeros me dicen que me haga un fei.
- ¿Marca favorita de resma?
- Ledesma, obvio.
- Bueno, muchas gracias, Javier, te dejamos una última pregunta: ¿dónde queda el baño?
- Ah, pasen, allá, la segunda puerta...


19 may. 2013

LA PREDICCIÓN DE IGNACIO YA ES SOLO UNA ANÉCDOTA



¿Está bien celebrar el ascenso? 
¡Mavále que está bien! Si por todos lados nos proponen que cada día celebremos estar vivos, o que nace una flor o sale el sol ¡qué mejor decisión que celebrar por lo que se te antoje!
Aunque también hay hinchas de Central no lo veían tan así. Con todo derecho. "Es su obligación ascender", pensaban del plantel. Como cuando un chico le trae a su padre vieja guardia un 7 en la libreta: "Me imagino que no esperarás que te felicite".
Pero ese debate quedó tapado por los bocinazos, ridiculizado por la multitud histórica, instintiva, que no dejó cuadra de Rosario sin alegrar de azul y amarillo. Y también en otras ciudades.

El guionista de esta película nos hizo creer todo el tiempo que Toledo era el malo, pero el final sorpresivo que preparó fue un verdadero shock: la historia termina mostrando a Toledo como el supercrack que fue en Jujuy. Ahora, qué impecablemente había actuado el papel de malo hasta este partido, eh?
Cuánto suspenso, cuántas lágrimas hasta este final. Demasiado.
La cosa es que Sabella estaba segurísimo de convocar a Scocco a la selección, y después de ver el hat trick de Toledo le surgieron dudas.
El arquero jujeño ya preguntó en Agremiados si la obra social le cubre la psicoterapia que necesita después de que el templado -por su temple- Javier le haya hecho 3.

Los centralistas tenemos algo con Jujuy.
Montones, pero montones, de canallas identifican sus facebooks, messengers, pantallas de celular, tocadiscos, portadocumentos, y otros avatares tecnológicos con una foto suya en la Quebrada de Humahuaca vistiendo la casaca Nuestra. Y lo hacen desde hace años, no por esta semana en particular.
Te encariñas con este rincón bien rincón de nuestro país.
Cómo no encariñarte con los jujeños, diría cualquiera (N de la R: Jujuy está lleno de jujeños).
Pero, también, está eso de que Jujuy es el corner de Argentina. Y viste la esperanza que te generan los corners.
La conexión canalla con Jujuy viene de décadas. Te acordás que por aquí pasó don Angel en los 70, dirigiendo a Atlético Chirola Ledesma. Y del sentido hit "Un guerrero yo soy" cantado en carnavalito.
Pero ojo que no es que acá venís y ganás caminando. Más bien lo contrario. La temporada pasada, nomás, perdimos con todos los papeles, en aquel 2 a 0 con gol de emboquillada de Luna que le terminó costando la titularidad -medio para siempre- a Fatu Broun.
Tendemos a vivenciar una sensación de pureza acá en Jujuy. Siempre ascendés hacia algún lado en Jujuy.
Hoy llegamos después de este larguísimo viaje que arrancó hace casi 3 años.
Ojo el detalle, además: nadie podrá decir que Central estuvo 3 años en la B. A lo sumo, 2 años y 361 días...
El camino fue tortuoso, pero llegamos.
Un final feliz, y en el buen Jujuy.

Cuando Manchester United salió campeón en la fecha 34, hace un par de semanas, nos planteamos “Central no puede ser menos, incluso jugando un torneo más difícil que la Premier League”… Y bueno, acá estamos.
Pero primero tuvimos que hacer el largo vaje a Jujuy. Larguísimo: tardamos mucho más de lo que tardó Belgrano (el prócer, no el pirata) en llegar aquí.
Salimos de Rosario un gris, frío y lluvioso 23 de mayo de 2010. Nos fijamos en RutaCero y decía que el trayecto era largo pero seguro, que a lo sumo podía haber algún contratiempo en Rafaela, en Tucumán, o que hasta en el mismo Jujuy nos podía costar ubircarnos en la cancha. Pero no parecía mucho más complicado. Otro sitio que consultamos, www.speciale.com.com, indicaba como vía de llegada una autopista que nunca apareció. Bah, sobre el final sí la encontramos. Es la que pasa por al lado del Estadio 23 de agosto en Jujuy, nos decían los lugareños.
Como todo viaje de larga distancia, el nuestro fue con dos choferes, Merlo y Rivoira, que se perdieron apenas salimos. Vos le cantabas “Chofer, chofer, apure ese motor que en esta cafetera nos morimos de depresión” y ellos te miraban con cara de “¿Y qué querés que haga con esta porquería de equipo que nos dieron…?”

El descenso, la B y el ascenso son quizás el territorio más fértil del fútbol para la metáfora. El purgatorio, el exilio, la enfermedad, el desmoronamiento, el extravío, la pesadilla, la prisión, el calvario, el retorno emocionante y varios otros sinsabores de la vida representan metafóricamente este período de la historia de un equipo y su hinchada. En tal grado, que tanto insistió Independiente con su identificación con el infierno que están a punto de darle el gusto. Por definición, entonces, la conclusión número uno es que el descenso no es la muerte. Aunque, fijate vos, en los primeros tiempos posteriores al descenso se vive, virtual pero tan vívidamente, una especie de duelo. El descenso no es la muerte de uno, entonces. ¿Y ese duelo es por la muerte de qué? Y… será la muerte de lo que fuimos, de lo que habíamos sido, de un pasado altivo.
Pero pronto hay que volver a la actividad cotidiana; en el trabajo no te corresponden más que un par de días por duelo. Y así te vas acostumbrando al nuevo escenario. Se te aparecen fantasmas, cada tanto, que no visten sábanas sino casacas mamarrachas llenas de publicidades y colores, y con nombres como Deportivo Merlo, Brown de Madryn o Crucero del Norte… o Shaffer, que te hacen reencontrar con tus cucos vivenciales, y hasta a veces te pegan un susto de verdad.

Si Merlo y Rivoira –y esos pocos kilómetros del relevo Palma- fueron conductores erráticos y desinformados en este viaje, ni te cuento lo que fue Pizzi. Con Pizzi nos tocó el peor de los accidentes: el que ocurre cuando estás a punto de llegar después de haber viajado incansablemente un trayecto larguísimo. Todavía no se sabe qué le pasó al boludo; hay peritajes pero son contradictorios. Los bienintencionados dicen que se quedó sin nafta. Para mí se quedó dormido. Y encima esa lluvia (nuevamente, qué presencia nefasta en esta época del Nuestro).
El éxito de Russo duplica la responsabilidad casi criminal de los Usandizaga (adonde vayan los iremos a buscar). No conforme con diezmar un equipo y mandarnos al descenso, el devenir de la historia hoy nos refresca en retroactivo que fue Miguel –Su eminencia- el último y único que ya nos había salvado, para luego ser echado por HDU (HoRalph el Demoledor Usandizaga). Es decir que despreció la importancia de no descender dos veces.
Vale el repaso de aquellas decisiones mucho más dañinas que obcecadas porque, como dicen los familiares de las víctimas realmente fatales, “a nosotros nadie nos va a devolver al ser querido que perdí, pero queremos justicia”. Condena excéntrica, original como tantas ocurrencias canallas, la de no poder andar por la calle. Sin absolución a la vista.
Y a Madelón que alguien le haga llegar el dato comprobadísimo de que Dios no es de Central, como creía él. En vista de los resultados, Dios parece ser más bien del Barcelona, del Bayern Munich, o por ahí.

Pero ¿sabés qué? Tuvo sus atractivos este indeseable plan trienal. Uno de los principales fue recorrer lugares recónditos del país. Entiendo tu envidia, Mario Markic.
Incluso, en dos temporadas con equipos patagónicos pudimos volver a vernos cara a cara con los pingüinos, en su hábitat natural, ahí donde Punta Tombo interrumpe las calles Rodríguez y Pueyrredón.
Ni te cuento si te coincidía la temporada con el destino turístico. Cosa que no ocurrió mucho. La influencia de Central en AFA es tan pobre (ni hablar de ayudarnos a ascender) que ni siquiera podían lograr un fixture que nos facilitara a los hinchas ir a Mar del Plata en verano, a Corrientes en carnaval, a Córdoba en Semana Santa.
Pero listo, suficiente con tres años de esto. El ascenso era impostergable. Muy linda la casaca a cuadros azul y blanca, pero no la aguantaba más. Ya estaba cerca de olvidarme de lo que eran nuestros jugadores con la azul y amarilla, como cuando se te borronea una cara en la memoria.
Ya es hora de volver a jugar nuestro clásico, de volver a ganarlo en la cancha o por abandono. Ya es hora, también, de que merecidamente el presidente Speciale vuelva a disfrutar de su clásico con Boca.
El ascenso merece un partido celebratorio, y el rival ideal sería All Boys, en una especie de conjuro metafísico.

La hinchada no descendió. Central es un grande. Las dos verdades históricas han quedado incólumes y altivas.
Central desciende en épocas de descenso de equipos grandes. Así fue en los ’80, y así nos acompañó River y tiene un 51% de las acciones del próximo descenso Independiente.
Y como le exigíamos, con el faro de la campaña del Manchester, coronó en la fecha 34.
Lástima que la cultura fútbol de Argentina no te admite una cena de gala llena de medios masivos como la que hizo el Manchester, con Ferguson y todos los jugadores de etiqueta y con sus parejas (top models).
La Gala del Ascenso Canalla. Donde se puedan ver otras dimensiones de la elegancia de Nery Domínguez, del aplomo de Caranta, del hambre del adorable Chucky Medina, de la originalidad de Méndez, de la moral de Valentini, del glamour de Miguel Russo.
Y me habría emocionado hasta las lágrimas –no es una muletilla, hasta las lágrimas de verdad- verlo al Sapito Encina detenerse en la alfombra roja para posar ante los paparazzi, con su traje gris perla y sus zapatos blancos (como los que usó todo el torneo). Y ya adentro, en plena fiesta, asombrar a todos con sus pasos de cumbia, de esos que le hace a la pelota y al rival y que todos confundimos con gambetas.
Cuánta alegría.

GUILLE M B
Banderillero Satelital