ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

19 may. 2014

MEMORIA, ALINEACIÓN Y BALANCE


Hace un año, como a esta hora, miles de canallas nos desperezábamos una mañana de domingo en Salvador de Jujuy. En suaves sábanas en buenos hoteles o incómodas cuchetas de fierro en hosterías sórdidas nos apurábamos a empezar el día, a ver si se podía disfrutar de un par de horitas de caminata o mesita de bar al sol jujeño, antes de ir a la cancha para ver el ascenso de Central y los inolvidables 3 goles del olvidable Toledo.
La modorra daba trabajo, porque en realidad el festejo había empezado la noche anterior, en cuanto rincón fue posible en esa ciudad, destino tan poético para una ocasión épica.
Veníamos celebrando desde antes de jugar y de ganar, cosa reprensible en la cosmogonía de la superstición futbolera. Es que no era solo el ascenso, les cuento. La alegría se había recuperado desde hacía varias semanas. Nos casi colmaba la certeza de haber regresado -aunque aún no a Primera- al manejo responsable de la grandeza, a los sueños con cabida, a los rumbos en buenas manos y la pelota en buenos pies.
Miguel Russo es el resumen de tanta versificación.
-------------------------------------------
Las delicias norteñas del sábado a la noche y domingo al mediodía hace un año en Jujuy nos provocaron un paladar más refinado. Que el tamal nos ayude a darnos cuenta de lo que tamal; la humita de lo que es humo, la carne de llama nos inspire para no quemarnos.
Y sí, nos fuimos poniendo más exigentes. Que cómo vamos a permitir que topper nos saque a Trezeguet, que quién lo conoce a este Donatti, que Niell no da la talla, que a Encina y Medina la 1ra división les queda grande…
Pero por suerte está Russo.
Aunque con esto no queremos decir que Russo es el que define todo y la Comisión se limita a cumplirle. La verdad, no tenemos idea de cómo es la cosa en esa zona íntima donde se toman decisiones.
Por eso, al no conocer la intimidad, nos limitamos a valorar estos logros que nos gustaría haber visto antes, pero que tranquilamente podrían haberse demorado aún más.
Luego de atravesar el período más humillante de la historia de Central, un domingo un año exacto después de aquel domingo jujeño, nuestros pibes de las inferiores dieron la vuelta olímpica de la Reserva de AFA al grito de:
♫♫ Un minuto de silencio para Ñubel que está muerto, ea ea ea ea, ea ea ea é !!!


2 comentarios:

Lucho dijo...

*- Amén -*

Cachito dijo...

¡¡¡Y dale, y dale, y dale Central dale!!