ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

3 may. 2010

(RC 1 - GCAT 0) Opiñón: LA VERDADERA VENCEDORA FUE LA LEY DE LA PROBABILIDAD


Por ALÉ DE BASSEVILLE
¿Cuántos partidos más creen uds. que iban a pasar sin que Central le ganara a Godoy Club?
Cada vez que volvían a enfrentar a nuestra escuadra, los mendocinos disminuían las probabilidades de mantener ese invicto de varios años y varios encuentros. Y en esa aseveración, creamén o no, cada vez tenía menos que ver el fútbol y más la inviolable Ley Probabilística. Hoy día Centralito no puede ganar casi nada por superioridad tangible.
Cuando Vox Dei desde su frescura setentista cantaba Todo concluye al fin no nos decían otra cosa que Es altamente improbable que todo siga tal cual viene siendo.
En otros términos: toda racha tiene final; ahora falta menos que antes; cada vez nos falta menos.

Con el DT Ischia, el Señor Buenas Intenciones, enfrentamos a Godoy Club en Mendoza, fuimos perdiendo todo el partido, lo empató Kitu Díaz a un minuto del final, y un mal rechazo de nuestro zagueiro Asco Nzabal en el minuto 48 del 2do tiempo cae en los pies del entonces godoycruceño Villar, que impermeabiliza el 2-1. La anécdota que se conoció luego fue de un puñetazo a la pared del vestuario que de bronca dio nuestro defensor perpetrador del cagadón, y que terminó con ruCtura de huesecillos de la mano y tratamiento con férula y pastiyas. El hecho sólo suscitó algo de preocupación en sectores minoritarios de un costado de la Popular baja de Regatas.
Otro hito fue el año pasado. Godoy Club zafa de la promoción ganándole a River, nos condena a nosotros, y luego viene a Arroyito más o menos para esta altura del Clausura 09. Central -con Russo de DT- presentó sólo algunos titulares, porque ya empezaban los preparativos para la Promoción. Ellos, jugando sin todas las ganas, anotan el gol que les correspondía por Cuota Hilton. No nos empeoraba la perspectiva -ya estaba sentenciada la definición versus Belgrano para una quincena después- pero sí teníamos la intención de sumar algún punto más para promedios futuros. De pronto y sin buscarlo mucho, el Kily tiene en sus pies la chance de demostrar lo que más sabe: errar penales, y no nos defraudó, lo tiró afuera.
La retahila de derrotas -hubo otras que obviaré detallar- ya conformaba un quiste de paternidad totalmente asumido por los Nuestros.

A fin del año pasado se dio la oportunidad más fácil. Fuimos a Mendoza con el equipo funcionando bastante bien, al punto que generamos docena y media de situaciones de franco gol, que lamentablemente quedaban sin excepción en los equinos pies de Castillejos. El final fue de mierda: Braghieri hace el gol de un triunfo que Galindez transformó rápidamente en transitorio al escapársele una pelota llovida al área en el minuto 99, cuando un rechazo vía puños terminaba en el silbatazo cúlmine con la pelota aún en el aire. Valentini tuvo que atajar con las manos, irse expulsado, y escuchar camino al vestuario el grito del gol del empate local, producto de su penal.

¿Cuántas veces más iban a seguir dándose desgracias contra Godoy Club? Más claramente, véalo desde la perspectiva de ellos, y pregúntese, con atenuado acento chileno, ¿Cuántas veces más seguiremos tirabuzoneando victorias y empates de semiojete contra Central?.
Alguna vez se iba a acabar, y fue el viernes. Y si no, iba a ser la próxima, pero cada vez faltaba menos para que Central le ganara a GCAT.
Así, en su momento, llegaron los demoradísimos primer triunfo contra Arsenal y fin de la mala racha en la Boca este año, y así llegarán los 3 puntos de visitantes en cancha de River. Los responsables de mantener esas rachas son los otros, y los Nuestros deben relajarse en que ya estamos acostumbrados a andar mal, y jugar esperando que caiga la fruta madura. Si no ganamos por buenos, que sea por probabilidad, como cae la bolilla en los números de la ruleta.

La misma Ley también se ensañó con nosotros. Alguna vez perdimos el invicto internacional de locales.
Y alguna vez se interrumpirán los 50 y pico de años de Banfield sin ganar en Arroyito, así como, con 3 ganados al hilo contra Boca, ¿quién va a apostar por Central para el próximo?.

¿Estoy utilizando este espacio solamente para hablar al pedo? NO, no solamente. Ganamos, pero el baile no se lo dimos a nadie. Al revés de la Argentina descripta por Menem, si Central sigue así, estamos bien pero vamos mal.

2 comentarios:

Arcofobia dijo...

una nota sensillamente fantastica

y claro,como las probabilidades dicen, de tanto postear boludeces una buena iban a meter ja

Anónimo dijo...

Carlitos, Sos Vos ?