ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

8 nov. 2011

Opiñón: SE SALDÓ UNA DEUDA HISTÓRICA

.
Por Chiquilín García ¡Qué Lorca!

Algo como esto ya ocurrió. En otro Huracán-Central, en otro período de la historia, que cuesta recordar. Tal vez en el Feudalismo, o en la Ilustración. Central ya había jugado con 10 atletas invencibles en una lid contra los rivales fuertes y viril de un Huracán de los buenos. Y aquella historia, que ocurrió como tragedia, este fin de semana se repitió como comedia, y Céntral ríe que te ríe, ¡¡Juejejey!!!
Cuando el árbitro Ceballos le revela la tarjeta roja a Ballini por la nimiedad de introducirle media suela y taco junto a 8 tapones de 2,5 centímetros cada uno en el muslo derecho a un ocasional adversario apenas empezado el partido, algún hincha añoso pudo haber evocado aquella siniestra noche del 11 de abril de 1974 cuando se enfrentaron estos mismos equipos en instancias más glamorosas. Era el desempate, por igualdad de puntos, para pasar a la ronda siguiente en la copa libertadores de ese año; en esa oportunidad el juez Ducatelli expulsó al Negro González a los 2 minutos y jugamos los 88 siguientes con uno menos. Resultado: 0 – 4 para el Huracán de Menotti.
Lejos de aquel Central memorable que nos enorgullecía en cada presentación, lo de este sábado no dejó de sorprendernos, porque si una actitud deseábamos los sufridos hinchas de la casaca lemoncello-blue curazao era la que finalmente observamos: un equipo que desestimó el hombre de menos y se fue al ataque hasta lograr el tanto de ventaja, y aún después.

¿El gol de Central? Se veía venir; tuvimos varias chances e inclusive nos anularon uno por un orsay milimétrico; pero si convenimos en describir con palabras (difícilmente existan cada una de las necesarias) la jugada que devino en la pelota que traspuso la línea de sentencia quemera, debemos decir que pocas veces se han visto definiciones tan antiestéticas. Es muy probable que si los participantes se ponen de acuerdo para repetir la misma les lleve años; pero no por tratarse de una sutil filigrana sino por la alta probabilidad de lesionarse seriamente al intentar hacerlo. Castillejos en principio hizo lo que sabe (ya dijimos que rubrica y enaltece el puesto de 9 de marca, inventado por su predecesor Chaqueño Uliambre) al tapar la salida del arquero y birlarle el balón. Ahora bien, en el momento de tener que patear al arco le nacen las dificultades de siempre, le pega mordida, el chute es débil e impreciso, asi y todo la pelota se dirige al arco dando pequeños brincos a una velocidad crucero de 2 nudos, el guardameta, para no ser menos, se hace un ídem al querer regresar a la carrera para tapar el esférico y cae aparatosamente sin poder detener esa parsimoniosa pero segura marcha hacia la red, el defensa Filippetto se hace otro ídem cuando al intentar detener la redonda debajo del arco y ésta, haciéndole pito catalán, le pasa por debajo de su botín izquierdo para hacer domicilio en la red. Pero qué importancia tiene si el gol fue lindo o no?
Ganamos y a otra cosa, van dos al hilo. ¿Llegaremos alguna vez a tres?
.
ANTAÑO. CUANDO HURACÁN NOS AGARRABA DE BOLUDO,
NOS GANABA Y NOS TIRONEABA DE LA CAMISETA

.

No hay comentarios: