ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

8 feb. 2010

8/02/1995: A 15 AÑOS DEL BOTELLAZO A BALBIS

.
La única excusa plausible para faltar ese día al Gigante es que tocaban los Rolling Stones en River.
El regreso de 'El famoso cordobés' Mario Kempes a Rosario Céntral era un dulce sueño de los más pibes: verlo jugar con la camiseta del Nuestro.
Había un antecedente: en 1992, con 38 años, él mismo había venido a ofrecerse como jugador en actividad para terminar su carrera en Central. El DT era Aimar y no lo aceptó. Se rumorearon celos setentistas, y fue una cagada, porque habría estado buenísimo tenerlo aunque sea de adorno en ese equipo pobre y guapo que acogió el debút del adorado Puma Rodríguez. Nos debimos conformar con un partidito de fútbol 5 en el cubierto de Provincial: 'Ex jugadores de RC' vs 'Periodistas', alineando por un lado a Aldo Poy, Kempes y amigos, y por el otro a (se los debo, la Hemeroteca me hace estornudar, pero Novaresio y Hugo Mario Melo seguro no estaban, eso sí me acuerdo). Los periodistas quedaron enamorados de la personalidad campechana y humilde de Mario Alberto, y hubo un esfuercito más de lobby infructuoso para que Central lo incorporara, pero sólo sirvió para que todo el mundo hablara de lo mal que andaba él de guita, que su esposa valenciana lo había fundido... ay ay ay. Peor aún cuando Kempes debió seguir su carrera en Fernández Vial de Chile, y luego en el Pelita Jaya de Indonesia.

UN AÑAZO
Lo de febrero del `95 fue el primer peldaño de un año almibarado en el que luego humillamos a NOBody 2-0 y se pudo desvirgar el Negro Palma (cuando el mentalista español Pulido había predicho en De12a14 que ganaban ellos); y coronamos con la Conmebol.
Los pechos dicen ahora, en retrospectiva, que López recién asumía (asombrosamente, ese dato es real, una de las pocas cosas en la que no mienten) y que con un poco más de experiencia no habría accedido a ceder su equipo de partenaire para la despedida de Kempes, con el riesgo de que perdieran o, peor, de que les hiciera un gol Kempes...
Por suerte accedió, y se hizo el amistoso de verano.
Bueno, estará arreglado el empate, dijimos, pero vamos igual, queremos ver a nuestro gran Matador, del que tan vibrantemente hemos oído de nuestros mayores. Además, proseguíamos, por más ganas que tengamos, el tipo tiene 41 años, pan comido para los defensores frescos.
El gol vino como menos lo esperábamos, porque mucho no lo teníamos a Kempes como cabeceador. Fue glorioso. El festejo en las tribunas fue tomando formas tan raras que parecía el Cirque du Soleil. Un amigo había prometido previamente que si hacía un gol Kempes se iba a tirar contra un paraavalanchas de cabeza con la boca abierta para romperse todos los dientes; si hubiese cumplido a Central le iría mucho mejor hoy día.

REPLAY ETERNOUna lástima que los japoneses todavía no inventaron la cámara lenta para las acciones en vivo, porque así nos habría gustado verlo, y así lo hemos venido viendo en estos 15 años, desde todos los ángulos, con esos brazos larguísimos hacia arriba festejando masculinamente, con la montaña de jugadores, suplentes, alcanzapelotas, bomberos, que casi lo asfixian en un festejo taaaaaaan feliz. Si hasta Gallucci lo debe disfrutar hoy, a la distancia.
Rosario de Central, el programa del Cable, al poco tiempo editó un videoclip con esas imágenes y Mariposa Technicolor como banda sonora. Cuando la cámara enfoca la tribuna pechuga coincidía con el pasaje '... vi sus caras de resignación...', y nos tocó el nervio ciático del alma.
Del partido terminó homenaje se jugó todo un tiempo. Una rareza que el fútbol desconocía: en vez de un partido homenaje, a un ídolo se le terminó haciendo una "Primera Etapa Homenaje".
Lo suspendió el ref tras botellazo de La Hinchada Que Cada Tanto Abandona a la cabeza del cada vez más flojo Jorge Balbis -a quien de paso le debíamos nosotros un botellazo con una de litro llena por errar aquel penal vs. nob en semis de Libertadores 92 para América de Cali, y clasificar a los Pechos a la final. Para conseguir la botella, previamente habían atacado y saqueado un kiosquito en los pasillos de la tribuna.
Ni necesitamos calificar a la agresión de Abandono, aunque técnicamente terminó siéndolo. Abandono, lo que se dice Abandono, certificado por ISO 9000 y normas IRAM, ya todos sabemos cuál fue. Ellos también lo saben.

KEMPES CON LA CAMISETA
Los que no lo vimos con la de piqué sin sponsors, como jugador canalla 1974-76, queríamos, necesitábamos ver a Mario con la auriazul. Una vez más, la última, por favor, no quiero morir sin conocer Venecia ni sin verlo a Kempes con la camiseta de Central.
Por supuesto que no seríamos tan pelotudos de alardear que alguien que alguna vez fue Mejor Jugador del Mundo sólamente se 'puso mi camiseta'. No nos alcanzaría con la puesta en escena, con la foto para el póster. Pasa que el animal jugó dos años e hizo 95 goles en 123 partidos.
Ahí sí, cumplidas con creces las condiciones de ídolo en la cancha, humillador consuetudinario de NOBody, vale la ilusión de, simplemente, ver a un verdadero monstruo del fútbol con nuestra camiseta.




'Muuuuchachos, no sean tan cuuuliao, no era paraaaa tanto. Si saaabía que s'iban a poooooné así la tiiiiraba afuera' (pensó el buenazo de MAK al ver el desenlace de su Despedida)

3 comentarios:

Cantalabata dijo...

Lo haz hecho de nuevo Hot Canalla...
No hay calificativo para semejante post

Ignatius Reilly dijo...

Gracias Canta, con cien seguidores como vos tomamos el poder, aunque sea por un día.

Cantalabata dijo...

Que gil que soy, no se porque escribí "haz" en lugar de "has". jajaj