ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

21 abr. 2013

2012/13 Fecha 30: Anibal Hay de Pergamino 1 - Rosario Central 1


.
LA REGRESIÓN PALEOLÍTICA DE NESTORÁNDERTAL BAREIRO
por Chiquilín García Lorca

Muchacho de la cabellera amanecida a fuerza de agua oxigenada.
¿Qué problemas traes de las nobles tierras guaraníes que no supimos entender?
¿Qué oculto trauma guardas en tu psiquis que la revisión médica no logró delatar?
¿Fue quizás la destitución de Lugo que reveló tu conducta otrora mansa y disciplinada? ¿Son los nervios de las vísperas de elecciones presidenciales en tu castigada nación; sigue indefinido tu compromiso político?

Debes saber, Nestito, que tu actitud asaz artera hallará sanciones en todos los órdenes de la vida, no solo en el fútbol apergaminado. A saber:

En fútbol (ya pudiste observar), tarjeta roja, directa.
En la primaria, de una oreja a la dirección y llamada a los padres.
En la secundaria, dura reprimenda del celador, 15 amonestaciones (mínimo) y llamada a los padres.
En casa (con tu hermano) paliza y a la cama sin comer, previo pedido de perdón, beso incluido.
En la colimba, calabozo.
En el boliche, salida precipitada del mismo (arrojado al contenedor de basura) por acción del patovicas.
En la Legislatura (a excepción de Graciela Camaño) repudio generalizado y posible pedido de destitución.

Entraste en auxilio de un equipo ya encogido, reemplazaste a quien anotara a vuelo de palomo allá por la alborada del encuentro ¡Tanto esperábamos de ti! La dura punición que ya debe estar elaborando la, aún no reformada, justicia de la AFA quizás sosiegue tu espíritu cerril en pos de ese futuro de asunción, tú que precisamente de allí provienes.
.

1 comentario:

Adrian dijo...

Toda la parafernalia que arma Bareiro es producto de ser heredero de un combatiente de la guerra contra el Paraguay y ademas de pura estrategia: arma el kilombo para"entrarlo" en partido a Toledo que a lo mejor, revive sus neuronas de Naaenderthal gracias a la gresca antediluviana.