ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE

ESA HISTORIA JALONADA DE CORAJE
De hazañas sin par, la gloria eterna de Rosario Central

28 jun. 2012

Central 0 - Santos 0 (1998/2012)

.
MIS 90 MINUTOS

OBJETIVO DE CENTRAL: GANAR EL PARTIDO
Objetivo mío: no tener que volverme a pata de la cancha

OPORTUNIDADES DESPERDICIADAS: A LOS POCOS MINUTOS, CASTILLEJOS Y TOLEDO NO LLEGAN A CONECTAR BIEN SENDAS JUGADAS. YA LLEGARÁ...
Oportunidades desperdiciadas: apenas comenzado el partido, saludo a un par de conocidos, me olvido de preguntarles si estaban en auto, para que me lleven a la vuelta. Ya me encontraré con algún otro...

ASÍ ES MUY DIFÍCIL
PASAN LOS MINUTOS, EL EQUIPO GENERA MENOS CHANCES DE GOL.
Salgo de la cancha finalizado el partido, el cardumen me va llevando en la correntada por Avellaneda, cada vez menos chances de encontrarme con alguno que me acerque. Pasan bandadas de motos, que siempre van tocando bocinas, aunque gane unque pierda.

AUMENTA LA PRESIÓN DE LA GENTE, LAS PIERNAS DE LOS DEFENSORES SANJUANINOS SE CRUZAN SIEMPRE DE PEDO Y EN EL ÚLTIMO INSTANTE PARA ABORTAR NUESTROS GOLES.
Me quedo en un semáforo campaneando el paso de algún conocido motorizado. Veo venir a uno, le reconozco el frente chocado, viene parando, sí, todo indica que esta vez se me da, empiezo a acercarme mientras él viene parando por el semáforo... pero justo da verde y acelera sin verme, ni llego a hacerle una seña.
Vuelve el rojo; ahora sí, para al lado del cordón donde estoy, un conocido me llama por mi nombre y me saluda... pero va manejando una moto y lleva a DOS, no uno, atrás.

LLEGA LA PAUSA DEL ENTRETIEMPO. OJALÁ SIRVA PARA REPLANTEAR LAS POSICIONES, LAS VÍAS DE LLEGADA AL ÁREA RIVAL.
Pausa para un choripan, en uno de los últimos puestos. Mejor no lo como mientras camino apurado, costumbre muy pésima para el aparato digestivo. Me sentaré en el cordón a replantear las vías de llegada a mi destino.

LOS CENTROS PASAN MUY CERCA DE NUESTROS CABECEADORES, LOS REBOTES QUEDAN PARA QUE DEFINAMOS EN EL ÁREA PERO NUESTRO DEFINIDOR SIEMPRE QUEDA INCÓMODO; EL TRAVESAÑO VUELVE A INTERPONERSE, CADA VEZ FALTA MENOS.
Esquina de Avellaneda y Alberdi. Me resigno y voy a la parada del bondi sobre Alberdi (por Avellaneda nunca vienen). Son muchos esperándolo. Los tres primeros buses que pasan van absolutamente atiborrados, creo que de humanos, porque pasan a una velocidad que dificulta la identificación. Pero sí, definitivamente los 6 ó 7 individuos que van en el techo son pibes. La parada se llena cada vez más. Misión imposible; retomo caminata.

TIEMPO CUMPLIDO. LUNATI DA 5 MINUTOS, Y LUEGO OTRO MÁS DE ADICIONAL. ÚLTIMOS INTENTOS, POR TODOS LOS MEDIOS.
Estoy a una cuadra del viaducto. Sólo un semáforo más. Es aquí u olvídalo. Me la juego una vez más en la espera. Pero este método tiene enormes desventajas. Cuando los autos paran en el semáforo, y vos al lado esperando que alguno te lleve, solo podés ver los 4 o 5 de adelante; el resto de la larga fila se extiende como una cuadra más. A la luz verde, todos arrancan y ya nadie podrá detenerse. Resignación; me dirijo al viaducto y lo camino pensando que más difícil fue para los soldados de San Martín cruzar los Andes.
Es al pedo; este partido no pudo ser, y vuelvo al triste derrotero de casi siempre de tener que caminar como un keniano.
90 minutos después de haber salido, ahora sí, bus de por medio, llego a las casas.
Tal vez el próximo partido se me dé. Conservemos la esperanza.
.

27 jun. 2012

ANÁLISIS DEL RIVAL

.
Atlético Mineiro de San Juan

Los informes que nos llegan de nuestros rivales de mañana indican que se alojarían en un hotel de la zona céntrica, cercano al monumento. Estarían ocupando los últimos 2 pisos. El goleador Caprari compartiría habitación con el otro goleador Penco, al contrafrente en el 8vo piso. Esas habitaciones ocupan un lugar del piso que da a un aire luz pequeño, de la altura de todo el edificio, el cual constituiría una caja de resonancia de enorme amplificación en caso de que algún ruido estruendoso se cuele hasta ese sector del hormigonado.
También nos comentan que el arquero Corti es de sueño muy liviano, y particularmente sensible a ruidos agudos estilo llanto de bebé. Es capaz de no pegar un ojo si esto ocurre.
También se filtró el detalle de que el defensor defensivo Grabinsky y su compañero de habitación son calurosos en exceso, con costumbre de dormir con ventana abierta aun en invierno. Más bien que por eso terminaron compartiendo habitación. Se les haría la noche una pesadilla si por error algún empleado de mantenimiento del hotel les pusiera la calefa al máximo. Un suponer...
El volante ofensivo Carrusca, por último -hasta aquí llega los reportes que hemos recogido- directamente se desvela sin solución si algún detalle del mobiliario o decorado no respeta al milímetro una disposición de ángulos rectos, ordenamiento según cuadrículas, etc. Un obsesivo, resumidamente. Sólo faltaría que una mucama descuidada les enquilombe los zapatos y las toallas para que ocurra una catástrofe. Que podría ser parecida a la que sufriría Maxi Nuñez, su compañero de cuarto, si perdiera su osito Bimbo de peluche al que se aferra con conmovedor cariño acurrucado entre sábanas y almohada.
Amigos canallas, este es nuestro rival, no lo dejemos avanzar en ningún sector del terreno.
.


25 jun. 2012

EL FOLKLORE DEL FÚTBOL (Mi esperanza en zamba)

.
VOLVERÉ SIEMPRE A SAN JUAN


Música: Bad Mad Ramírez
Letra: Armando Hijitus Gómez 

Por las tardes de sol y alamedas,  
San Juan se me vuelve puteada en la voz,
el penal de Toledo
la CopArgentina también se escapó


Un planteo de largos bochazos  
buscan delanteros que hacen recordar, 
si erraron tantos goles
que mierda esperamos, volverán a errar 
Volveré, volveré   
a tus tardes San Juan,  
a jugarme en la promo 
las únicas chances de volver a la A...    
Volveré siempre  a San Juan 
POR  CENTRAL. 


Yo que vuelvo por varios torneos
y en cada tribuna me espera un adiós. 
Soy insulto que sueña
y también recuerda la otra promoción. 
                                                         
Altos centros de polvo y camino                                        
tira Ricky Gomez cuando hay ocasión,                            
Arquero sanjuanino,  
como un viejo amigo, los sale a cortar.  

23 jun. 2012

.
Sres. Jugadores
Sr. J. Pizzi:

De nuestra mayor consideración:

Nosotros sabemos mucho de ustedes pero ustedes saben poco de nosotros. Por eso quizás les sirva esta carta. 
Ustedes ven y escuchan al hincha que se les presenta en las primeras filas, o en la masa ruidosa y multicolor de las tribunas; ustedes deben tener amigos que les hacen llegar pinceladas de lo que estamos viviendo los centralistas; y quizás recorran las calles de la ciudad en sus autos polarizados; y hasta puede ser que cada tanto se entremezclen con seguidores de esos que están metidísimos en la vida del club, o que tienen tiempo y dinero para acompañarlos a los hoteles donde ustedes se hospedan de visitante.
Bueno, todo eso no alcanza para que ustedes sepan de nosotros.
Nosotros sí sabemos de ustedes. Al menos lo que nos interesa: las ganas de muchos, la lentitud de algunos, la imprecisión de varios, las pocas agallas de otros en los momentos clave, los rumores de lo que cobran por contrato. Nosotros los vemos por la tele a ustedes, con docenas de cámaras, con repeticiones. Les seguimos en detalle algún movimiento interesante, los acompañamos en la bronca al comprobar cómo nos cagó un lineman (a ustedes y a nosotros al mismo tiempo, en eso somos todos uno), los sufrimos.
Esta carta es para que ustedes sepan de nosotros.
Acá hay gente que hoy recibió un impacto inesperado e injusto.
Ya sé que Desamparados también tiene aficionados de la misma raza humana que nosotros, con sufrimiento, etc. Pero les juro que mañana todos ellos están viendo TC2000 a la mañana o Talento Argentino a la noche, olvidado el descenso. Ni la alegría ni la tristeza hacen tajos tan profundos en esa cultura futbolera como en la Nuestra.
Acá hay cientos de miles de personas que esta noche tendrán que beber para intentar dormir y olvidar esas imágenes ignominiosas de cualquier semiamateur superando con eficacia y hasta elegancia a nuestra defensa im-pre-sen-ta-ble. De esos cientos de miles, algunos son como los que ustedes conocen: saco elegante, camisa de cuello rígido, cutis tostado, y el lunes ellos volverán a sus estudios, negocios, oficinas, viajes, a sus existencias sin privaciones y con una gama variada de posibles fuentes de consuelo.
Pero de los otros les quiero hablar. Los que esta misma noche tienen que tomar un turno a la intemperie en una estación de servicio, o cuidando autos en la calle, o de serenos en cocheras, o manejando un ómnibus de larga distancia, o de mozos, cocineros, gambuceros de restaurant, o en deliveries de pizzas o empanadas en moto, o de enfermeros, o de cuidadores de ancianos, o como basureros y barrenderos, o de cadetes de hotel; o los que son inmovilizados físicos o por la edad, con la tele y Central como únicos o casi únicos respiradores artificiales de vida cotidiana. Gentes de 10 mil raleas. A esta gente, muchachos, entre otra, ustedes les han infligido un golpe de tristeza injustificable, hasta diría que punible.
Ellos necesitaban desesperadamente que ustedes hoy ganaran. La vida les trae disgustos y privaciones todos los días. Ellos se habían guardado esta tarde de sábado -y también la mañana del domingo pasado- para incorporar una alegría que quizás se les niega sistemáticamente a su vida real.
Y no me vengan, insisto, con que en el fútbol y en el deporte uno gana y otro pierde. En los dos casos de derrota, y con Patronato también, le hubiésemos ganado a gente que ya estaba hecha, feliz de estar en la categoría, o resignada por la mala campaña.
Es acá, en nuestra masa de gente, donde la densitometría del sufrimiento da elevadísima. Esta nuestra tragedia es más tragedia que las tragedias de los otros. Por más forro que suene.
Porque además se referencia con la justificada expectativa que se había ido cimentando.
¡Si ya estábamos casi ascendidos! (no lo dijo nadie del plantel, pero era lícito sentirlo).
Ustedes han sido estas últimas dos semanas unos reverendos hijos de puta.
Más vale que la lectura de esto les sirva para incorporar una dimensión más de a quiénes, en la vida real, han afectado hasta las entrañas, hasta las lágrimas.
Han sido unos negligentes, pusilánimes, erráticos, irresponsables, soberbios, subestimadores, ingratos, impotentes, unos hijos de puta. Cada uno de ustedes fue algo de esto. Y algunos se merecen que los caguen a trompadas. Digo esto luego de horas de reflexión, tratando de no escribir sobre la consumación inmediata de la basura que produjeron ustedes hoy.
¿Mal preparados psicológicamente, ansiosos, desafortunados, nerviosos, presionados por la coyuntura? Váyanse a la concha de su madre, del primero al último, de Pizzi al fisioterapeuta.
Ya todos ustedes saben que si coronan este encadenamiento de cagadas perdiendo la promoción (¡y ya demostraron lo muy posible que es eso!), al otro día su representante estará buscando dónde firmar un nuevo contrato por cifras de 5 ó 6 dígitos.
Y dejarán a nuestra multitud de sacrificados con el mayor de los disgustos, por años.
Si así ocurriere, les deseo los peores fracasos profesionales en su futuro.
GB
.

Desamparados 3 - Estos hijos de puta 2


BOLETÍN DE DESCALIFICACIONES
(o nuestro doodle de homenaje a Alan Turing, inventor del sistema binario)

García 0
Ferrari 1
Lequi 0
Valentini 0
Ricky G 1
Pirulo 0
Jesús 1
Biglieri 0
Vismara 1
Medina 0
Castillejos 1
Toledo 0
Carrizo 1
PIZZI -1

18 jun. 2012

SEGUIREMOS ADELANTE COMO JUNTO A TI SEGUIMOS


(Letra de un tango histórico)
Qué ganas de llorar en esta tarde gris!

En su repiquetear la lluvia habla de ti...

Remordimiento de saber

que por mi culpa, nunca,
vida, nunca te veré.
Mis ojos al cerrar te ven igual que ayer,
temblando, al implorar de nuevo mi querer...
¡Y hoy es tu voz que vuelve a mí
en esta tarde gris!


ESTE NUESTRO CENTRAL SE NOS HIZO TANGO DE GOLPE.
SOMOS CARNADURA GENEROSA PARA LA METÁFORA.
Esta puede ser la historia del elogiado contable de empresa que el día del pago de sueldos se juega toda la plata en el casino y la pierde.
Esta es la historia del amigo pobre que invitás a tu casa y te traiciona robándote los ahorros de toda tu vida.
¿Cuánto hubo de fatalidad, cuánto nos mojó la lluvia?
Habíamos recuperado, más que cualquier otra cosa, las certezas. Y fuimos con la certeza de que ganábamos sí o sí. Y puede ser que teníamos razón: que en condiciones climáticas normales nuestros honrosos paladines habrían controlado el trámite.
¿Qué pasó? De todo, no?
Pasó, en primer lugar, que llovió; y entonces lo previsible pasó a ser bastante aleatorio.
Igual, los entrenadores hacen su plan de juego para la lluvia. Y casi seguro que el de Pizzi no estaba tan mal. Salvo por la amplia superioridad que mostramos en el rubro resbalones o refaladas.
Más aún, no sé si alguna vez esta temporada tuvimos un rival tan expuesto, al que le llegáramos tan seguido. 
Pero no alcanzó. Hacer goles en Central solo se da por exceso de intentos, nuestros delanteros tienen que errar una docena para meter uno. Y esta vez no alcanzó. Estamos en un permanente tratamiento de fertilización asistida, donde sembrando 8 óvulos con suerte prende uno. El cabezazo de Castillejos en el travesaño no fue mala suerte, parece que así es como se va calibrando el parietal, a costa de imprecisiones.
Mirá esta tabla: River 64 goles, Quilmes 60, Instituto 56, Boca Unidos 54, Defensa y Justicia 49, Aldosivi y Central 47, Madryn 46...
Andá a ganar una promoción con esta productividad.
Llenamos la cancha de delanteros que necesitan demasiadas situaciones para convertir una. Los llegan a llevar a todos a tirar corchitos a la copa de Nico Repetto y el auto queda vacante.


¿Y Monje? 
Pizzi había encontrado un equipo que funcionaba bastante bien. Lo tuvo que cambiar con Patronato por suspensión de Medina. Pero ayer tenía la posibilidad de repetirlo. Eligió a Monje. Nadie le preguntó porqué; aunque la respuesta que quisiéramos es si fue él quien le dio la instrucción a Monje de JAMÁS bajar a ayudar a nuestro limitadísimo marcador de punta izquierda, o si era una mala costumbre del chileno. Desde el inolvidable Patricio Monseñor que no aparecía un chileno tan marica.


...PERO UN 2CV, TIRANDO UN ACOPLADO
CON UN VOLQUETE DE ESCOMBROS
.
¿Y Lequi? 
A Lequi le pasa casi entre las piernas la habilitación que recibe Ereros para el 1er gol; y en el 2do gol hizo algo que nadie esperaría de semejante experimentado: cometió el error suicida del arquero Monzón, que le costó el campeonato al pobre Huracán de Cappa. En el momento en que sale el pase para, otra vez, Ereros, dentro del área, Lequi, defensor más próximo, en vez de salir cagando a atorarlo DECIDIÓ tomarse una fracción de segundo para mirar al árbitro y levantar la mano reclamando un foul. LO DE-CI-DIÓ; DECIDIÓ que ese peligro se conjuraba con una bravuconada de patrón de la cuadra; APOSTÓ PLATA AJENA, la nuestra. Luego pasó esa fracción de segundo, que entra cientos de veces en esta descripción, y ahí sí miró donde corresponde que mire un profesional que tiene a su cargo ni más ni menos que NO DEJARNOS OTRO AÑO EN LA B, miró al rival que tenía la pelota; y con su tranco lento no llegó...
EL ARQUERO podría haber atajado, okey, pero ataja el que recibe pelotazos, y la idea era que no los recibiera. La idea era que venía el último de la tabla, que había recursos de sobra para que no pudieran patearle la pelota mojada a nuestro arquero.


(Eeeehhh, loco, pero estamos hablando de un par de desaciertos que todos los equipos tienen, y nunca termina en tragedia) Bueno, justo ayer sí.


HOTCANALLA tratará de insistir en una tesis que viene afirmando desde tiempos fundacionales: los dos goles de Chacarita (permítannos no contar el 3ro a efectos analíticos) no son el problema. Para ganar no hace falta tener tu arco en cero, para ganar hay que hacer más goles que el otro. Y bien que pudimos haberlos hecho. 
Sobre Castillejos nos viven diciendo "No le podés decir nada, hizo 23 goles". Lamentamos incumplir consuetudinariamente ese principio. ¡Erraste un par fáciles la concha de tu madre, no disputas una sola de las que vienen aéreas desde el fondo, 9 de cada 10 que tocás fuera del área no sirven para nada!!!
Pero bueno, okey, nuestro goleador.
En realidad la verdadera cara de nuestras tragedias es el gesto de desazón de Toledo. 
Que tampoco estuvo tan mal ayer.
Pero lo comprobable es que las grietas mínimas, las que en la BN no te traen problemas casi nunca por la falta de jerarquía del rival, ayer fueron fatales.
Nuestro abultado plazo fijo quedó en el corralito.
Golpeemos cacerolas, puertas de bancos, incendiemos cajeros. Quién sabe, por ahí nos devuelven algo.


QUIÉN DIJO QUE TODO ESTÁ PERDIDO
¡Yo! ¡yooo! ¡sho, sho tamién!! se multiplican las voces de los resignados.
En este punto, trazo grueso, a Poliarquía le da que 1/3 de los canayas creen que el próximo fin de semana se da otro aborto, pero a favor nuestro, y ascendemos directo; otro tercio ya sufre la segura promoción, pero casi convencidos de que la ganamos; y el 1/3 último ya nos ve cantando la de José Vélez "Un año más" y blasfema contra el Padre Ignacio pidiéndole letra a los arcángeles infernales.
No es lo único que se encuestó. También se recogieron opiniones sobre el linesman que nos anuló el segundo gol y nos marcó N veces offside. Las opciones eran: a) sobornado; b) hincha de River; c) pingüino; d) hincha de otros interesados. Ni siquiera se incluyó la opción "acertó en sus decisiones".


PROPUESTA
Y esto va en serio: 
si habiendo llegado hasta acá no ascendemos (casi exclusivamente por el fatal encadenamiento de desatinos contra Chacarita), ESTE CUERPO TÉCNICO Y ESTOS JUGADORES SE DEBEN QUEDAR UNA TEMPORADA MÁS, Y COBRAR LA MITAD.





14 jun. 2012

ES UN PARTIDO DE 270 MINUTOS

El gol de Monje, anulado; el buen centro de Toledo a Biglieri, casi convertido, parecen confirmar que seguimos en manos de un DT con gran visión. Làstima que alegrarnos por eso, en esta circunstancia, solo puede ser por unos minutos, y luego reconcentrarnos en lo que a Juan Antonio le traerá gratitud eterna.
Central, Tus Zonas Erróneas -docenas de centros de fácil receptividad o previsible descolgamiento para el arquero, en especial de Ferrari-, contra Patronato se encontró con un solo problema novedoso: hizo menos goles que el rival. Lo demás fue más o menos todo lo que hemos aprendido a tolerar.
Si hay algo para lamentar es que tantos miles de compatriotas hayan pagado los pesos240 de la platea de esos hijos de puta.
La diferencia entre patronato y Chacarita no es mucha: solo una rayita blanca en cada franja.